Dime lo que bebes…

Yvolviendo a la primera frase, bebemos fuera del hogar, es indudable, en los establecimientos destinados a dar de comer fuera de casa. De hecho, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), correspondientes al año pasado, la cerveza es la tercera bebida en importancia –solamente detrás de las bebidas refrescantes y el café- en las visitas al canal hostelero, copando un 16% de dichas visitas, mientras que en tres de cada diez, el comensal consume algún tipo de bebida refrescante. En tercer lugar, el consumo de agua se produjo en un 13,2% de las visitas.

A pesar de eso, los datos no reflejan realidades similares en lo que respecta a evolución, ya que mientras que el consumo de cerveza aumentó en 2013 un 11,6%, el de bebidas refrescantes retrocedió en un 12,8% y el de aguas un 7,1%. Aún así, las bebidas están presentes en más del 90% de los consumos que se producen fuera del hogar.

Tendencias
Pero algunos descensos en los consumos están en consonancia con lo que sucede también en el ámbito doméstico, como es el caso del agua envasada que, según los últimos datos cerrados de Mercasa, había reducido su consumo una media de seis litros por persona al año o, lo que es lo mismo, al menos 1,8 euros menos per cápita. Dichos descensos se producían tanto en el consumo del agua con gas como sin gas.

Según la Asociación de Bebidas refrescantes, ANFABRA, el sector de las bebidas refrescantes tiene un fuerte arraigo en España, directamente y por la vinculación a otros sectores, como la agricultura, las industrias proveedoras de materiales y materias primas, los transportes, la hostelería o el turismo. Así pues, la industria del refresco representa un 1,4% del PIB, con una facturación de más de 12.500 millones de euros. según dicha asociación, los datos muestran que el sector de las bebidas refrescantes se está manteniendo, con un ligero incremento de la facturación del 0,4% en términos reales. Esto se ha visto favorecido por el crecimiento del número de consumidores en el hogar, que alcanza los 13.465.000, es decir, más del 90% del total. Estos hogares suponen 37.082.000 personas. La conclusión es obvia: La práctica totalidad de los españoles consume refrescos en casa o en establecimientos de hostelería (copan más del 32% de la incidencia en las visitas a bares o restaurantes), dada la diversidad de productos entre los que elegir: 2.000 referencias y más de 500 sabores, con una media de 150 nuevos lanzamientos anuales. Por ello, el sector tiene un papel destacado en la activación del consumo y puede contribuir a su reactivación.

A pesar de que, no obstante, se han producido descensos en el consumo de refrescos que han afectado a casi todas las categorías, algunas como las tónicas, las bebidas energéticas y las bebidas para deportistas, han registrado datos positivos.

En cuanto a momentos de consumo, si bien entre semana, el consumo mayoritario se realiza dentro del hogar, con una intención más funcional, y los españoles declaran optar por las bebidas refrescantes light o sin gas, y las deportivas. Durante el fin de semana, la mayor disponibilidad de tiempo libre para disfrutar del ocio y amigos, hace que se incremente el consumo en bares, cafeterías y restaurantes, con una intención más social o relacional. En estas situaciones, los refrescos preferidos por los españoles son los que contienen gas.

El sector de la cerveza
En lo referente a la cerveza, en el mercado español se producen anualmente más de 33 millones de hectolitros. La mayor parte de ellos –unos 31,5 millones-, los aportan los asociados a la patronal Cerveceros de España. Estos datos convierten a España en el cuarto productor mundial solamente por detrás de Alemania, Reino Unido y Polonia. Además, contrariamente a lo que sucede con refrescos y aguas, el consumo mayoritario de esta bebida se produce en el canal hostelero (algo más del 55%). No obstante, el porcentaje se ha visto reducido en una tendencia que se repite ya a lo largo de varios años, lo que significa que los hogares se hacen poco a poco con más porción del pastel que significa la cerveza en España. Como viene sucediendo también de un tiempo a esta parte, las cerveza sin alcohol sigue ganando cuota de mercado, rondando ya el 10% del total de lo comercializado, mientras que la botella con un 43% sigue siendo el tipo de envase más vendido. JAna I. García