Distribución de congelados con nombre propio

La historia es como sigue: Anedilco SL nacía en el año 1993. Primero, como una asociación de distribuidores; después, como la unión de todos ellos en una sociedad limitada que operaba como plataforma de compras conjunta para todo el grupo. En la actualidad sigue poseyendo este formato y está integrada por unas sesenta empresas que cubren toda la geografía española, menos las Islas Canarias.
Así pues, la gama de productos de los que la empresa abastece a sus clientes es lo suficientemente amplia como para abarcar las categorías de una gran variedad de alimentos componentes de las familias de pescados, mariscos, cefalópodos, carnes, precocinados y verduras. ¿Cómo es posible hacerlos llegar hasta cualquier punto de la península? La flota de Anedilco está compuesta por 900 camiones y más de 230.000 metros cúbicos de cámaras de frío, en los que se transportan los productos entre los cuales también existe una gama con marca propia. Todo ello para constituir un grupo con una cifra de negocio próxima a los 60 millones de euros.

Objetivos
La formación de Anedilco significaba un cambio en la distribución. Sus primeros objetivos empresariales ya contemplaban la unión, la respuesta unificada de varios operadores, el intercambio de experiencia… para la buena marcha de la firma. Y muy pronto se constató que un desarrollo adecuado del grupo requería la creación de una figura empresarial que unificase a todos los operadores y centralizase las operaciones.
Esta particular visión asociativa, que trascendía de la identidad individual de las empresas que componen la marca, quedó plasmada a lo largo de la edición de 2008 de Expo Foodservice, en la que mediante su intervención, Jokin Matxinandiarena, gerente de la compañía desde 2004, exponía que el éxito de su compañía se ha visto condicionado por la creación de una estructura empresarial sólida, sustentada sobre la base de una relación de confianza con los distintos operadores. Persiguiendo con ello diversos objetivos que tienen como nexo común la figura del cliente y servirle de forma óptima mediante un servicio global en la totalidad del territorio nacional; que éste sea de calidad, cumpliendo escrupulosamente el lema Calidad por Principio en todos los aspectos de la relación comercial; y seleccionando los mejores productos cuya relación calidad-precio permita homologarlos y ser elaborados con la marca propia Anedilco.
Para la consecución de estos objetivos, la firma se apoya en la experiencia aportada por sus socios distribuidores. Se cuenta con la valiosa experiencia aportada por unas empresas distribuidoras con mas de 20 años en el mercado, además de disponer de importantes medios materiales.
Así, el objetivo final es el seguir creciendo con los clientes, manteniendo la calidad que hasta el momento se ha desarrollado.

Filosofía de la empresa

La filosofía por la que intenta regirse la firma está basada en tres pilares clave, que reúnen un común denominador: la calidad. Así, esta filosofía se definiría por:
Calidad del producto. Mediante una rigurosa selección de los mismos en el origen primero y, después, sometiéndolos a controles realizados por laboratorios independientes.
Calidad en la atención. Mediante personal cualificado y experimentado en la atención al cliente a fin de satisfacer todas sus necesidades.
Calidad de servicio. Con una flota compuesta por 900 vehículos comprometidos a entregar el pedido en el tiempo pactado y sin romper la cadena de frío en ningún momento.