El 21,3% de los españoles consigue llevar una vida saludable

Este estudio destaca que los encuestados se preocupan por su salud e intentan llevar una alimentación saludable. Sin embargo, no siempre lo consiguen: sólo el 21,3% de los españoles tiene éxito, esto es, tiene cuidado con la alimentación y lo combina con ejercicio físico.

El porcentaje restante se distribuye de la siguiente forma: el 34,2% de los encuestados afirma que intenta llevar una vida saludable, pero no siempre lo consigue; y al 27,2% le gustaría cuidarse más – entendiendo por ello comer mejor y hacer más ejercicio-. Sólo el 3,9% reconoce que come lo que le apetece sin tener en cuenta si es bueno o malo.

El 94,8% de los encuestados reconoce que tiene que restringir su consumo de grasas, aunque sólo dos de cada tres considera necesario reducir la ingesta de sal. En este sentido, el etiquetado nutricional de los alimentos es muy importante, pero el 64,9%, declara que sólo lo lee a veces y el 14,2% de la población afirma no leerlo nunca.

Preguntados por la valoración de su grado de bienestar, los españoles preguntados consideran que su actual grado de bienestar está en un aprobado alto, concretamente en un 6,6 -en una escala del 1 al 10. Además, la principal fuente e indicador de bienes de los españoles es la familia (47,5%).

La crisis ha hecho que para el 34,5% de los encuestados su nivel de bienestar haya disminuido en el último año debido a su situación económica (45,3%) y a la situación económica general (36,1%). Sin embargo, estas preocupaciones no hacen que los españoles sigan intentando conseguir hábitos de alimentación y vida saludables.

Este estudio ha sido realizado por la agencia especializada en salud SPRIM y se ha llevado a cabo con una muestra de 1.000 personas de ambos sexos y de edades comprendidas entre los 25 y los 65 años en toda España.