El back stage de Prats Fatjó

Los servicios que presta Prats Fatjó desde sus asentamientos fijos de Madrid, Barcelona y Valencia son innumerables, si bien destacan en la actualidad los de tipo deportivo o

Terminando platos fríos.

de ocio, tales como el Godó en Barcelona o la Formula 1 en Montmeló. En Madrid, se prepara para repetir una vez más en Rock & Rio, acontecimiento internacional, donde lo haya, en materia musical.

Simplemente relatar las características de estos eventos ya refleja el carácter que imprime el servicio de banquetes que ofrece Prats Fatjó. Por ejemplo, en el trofeo Godó de Tenis, donde lleva veinte años, concretamente desde 1991; cuando dio comienzo a la competición atendiendo el restaurante, que contaba con tan sólo 300 plazas; la zona pública, el Tie Break y los bares. A lo largo de los años y gracias al auge obtenido por la prueba deportiva, se ha ido incrementando la asistencia de clientes hasta conseguir a día de hoy servir a más de 5.000 personas en su restaurante del Village, el cual este año, por cierto, duplicó su superficie permitiendo ofrecer servicio hasta a 700 personas por jornada.

Algunas de las novedades este año fueron:
1.- En la antesala del restaurante del Village: Zona Lounge con la colaboración de Oyster Bar del Fish de Mariscos Genaro y el Grupo Bordas.

2.- Ampliación de la carta en el restaurante del Village: este año, los asistentes podían escoger entre cinco opciones de cada plato, además de los platos del día.

3.- Oferta en el Pica Tapa: las elaboraciones este año tuvieron más cuidado que nunca, incluyendo en la oferta el bocadillo ganador en el concurso Fast &

Marc Torres, chef ejecutivo de Prats Fatjo.

Casual Fórum 2011 de Madrid, organizado por Restauración News y donde el chef Aguirre, partiendo del pan artesano de Pasola, desarrolló una ficha técnica en la que usó pan ahumado, mayonesa de wasabi, alga y caviar de trucha, y que acababa de presentar representando a España en el Sandwich & Snack Show de Paris
4.- Los córners de la zona pública y en el que los asistentes tuvieron la opción de elegir entre un  Racó Natural para los apasionados de la dieta equilibrada, en el cual se ofreció fruta fresca, zumos y wraps vegetarianos; un “sweet córner” en el cual los más pequeños tuvieron todo tipo de golosinas y Le Crêperie que sirvió  creps tanto dulces como saladas.

Fórmula 1
En cuanto a Formula 1 destacó la iniciativa de Prats Fatjó de ofrecer una pool de bandejas de alimentos dividiéndolas entre frías, calientes y dulces que permitían adecuar los momentos de consumo a la demanda de los visitantes.

Finalmente, a la espera de Rock & Rio en Madrid (cinco jornadas entre el 29 de Junio y el 7 de Julio) Prats Fatjó cuidará del área vip de la Ciudad del Rock, que posee 2.100 metros cuadrados y una capacidad de 2.000 personas por día. Está ubicada en el mejor emplazamiento del recinto y desde su balconada se podrá disfrutar de una amplia visión del Escenario Mundo y de la Ciudad del Rock en general.

Contará además con el apoyo visual de distintas pantallas de vídeo para así no perderse ningún detalle de las actuaciones. Espacios verdes y una cuidada decoración

Canelón de roast beef y verduritas con crema ahumada.

completan este espacio único con la oferta más original de Prats Fajó, entre toda la que cubre al demanda de servicios de restauración del recinto, cuyos tickets que salieron a la venta el pasado marzo tienen un precio de 275 euros por día. Sus poseedores podrán elegir los platos de una creativa carta.

Los más jóvenes contarán con un menú infantil con sus platos estrella: macarrones, croquetas de jamón, ensalada de pasta multicolor, pizza margarita y barbacoa, mini hamburguesas de ternera, nuggets de pollo, patatas fritas, natillas y mousse de chocolate.

La adquisición de dos entradas vip da derecho a un pase vip de parking, con el que se podrá acceder al aparcamiento construido exclusivamente para estas invitaciones y que permite llegar a la carpa de una forma sencilla, rápida y directa.

Una cocina con el sello de la gastronomía contemporánea
Para realizar los servicios de banquetes en sus propios venues o en lugares singulares, es evidente que Prats Fatjó ha de poseer un equipo profesional en la cocina de reconocida solvencia. Figura al frente del mismo Marc Torres, chef ejecutivo desde 2009, procedente del CCIB del Forum de Barcelona, habiendo estado inmediatamente antes en en el Marriott La Sella, un cinco estrellas gran lujo.

Partiendo de sus estudios en la Escuela de Hostelería de San Pol (Barcelona) y tras el paso por varios restaurantes gastronómicos, la formación y afición por la

Meloso de ternera en jugo especiado, a la izquierda pollo relleno, rossinyols y gamba de costa.

música y especialmente por el piano, no cabe duda le ha servido para que las brigadas de Prats Fatjó funcionen armónicamente; tal como una orquesta. Torres define su cocina, a caballo entre las del Palacio de Congresos de la Diagonal y las del Hotel Juan Carlos I de Barcelona, como un centro culinario que, incorporando pequeñas innovaciones, le permite ofrecer en sus cartas, desde recetas tradicionales hasta las que tienen como base los esféricos, por ejemplo. La participación de Husa en Coperama le resuelve aprovisionamientos y compras.

Como chef ejecutivo Marc Torres se apoya en un segundo chef para la elaboración de platos en sus propias cocinas y de un tercero para la mis en place; ya en el backstage; el singular recinto en el que se instala el restaurante o la zona para comensales. Puede evaluarse en treinta, el conjunto de profesionales que, de forma fija, trabajan con él, sin contar el equipo auxiliar que contrata según la magnitud y duración de los eventos a servir.

Con ellos ha elaborado una variada carta de platos que no deja de revisar permanentemente con el fin de

Arroz socarrat con bogavante y langostino.

aligerarla y flexibilizarla. Un mínimo de 140 primeros, 270 de carácter principal y otros 140 en materia de postres le permite ser original y a la vez satisfacer las necesidad de cliente. Para banquetes las cuantías pueden bajar hasta 65, 35 y 30 respectivamente.

Ver en directo a Marc Torres con su equipo de colaboradores en la mis en place de un servicio en recinto singular, es un acontecimiento rayando en espectáculo. La armonía entre los responsables de las cocinas móviles, cámaras, hornos, armarios calientes, y emplatado, antes de que llegue a manos de los camareros, una vez que las comandas han sido formuladas rezuman armonía, quizá debido a las dotes musicales de este esforzado chef.

Conviene pues buscar pues una buena localidad para no perderse alguna de las sinfonías que el equipo/orquesta toca, bajo la batuta de Marc Torres. J