El buen tiempo sonríe a los heladeros

“El buen clima desde mediados del pasado mes ha hecho que los consumidores se hayan animado a tomar helados, aunque este optimismo seguirá mientras el factor climático no lo impida. Dependemos mucho de este factor ”, asegura José Luis Gisbert., presidente de la Asociación Nacional de Elaboradores, Artesanos y Comerciantes de Helados y Horchatas (Anhcea).

Normalmente, los primeros pedidos de helados se producen a partir de marzo, siempre y cuando el tiempo acompañe. Según José Luis, los últimos tres veranos han sido buenos, pero es a comienzos de marzo cuando, “si el tiempo no falla”, la campaña de venta de helados obtiene tan buenos resultados como los de los últimos tres veranos. Tan sólo el año pasado alcanzaron una cifra de 175 millones de euros.

Además, en los últimos años también han influido el cambio climático, la desestacionalización del producto y el cambio de hábitos alimentarios, “un proceso lento, debido a las costumbres gastronómicas tan marcadas en nuestro país, aunque poco a poco pensamos que el helado se irá convirtiendo en un alimento de sustitución, como sucede en otros países europeos”, concluye el presidente de Anhcea.

Los helados entran en casa
Por otro lado, el consumo fuera del hogar sigue liderando el sector heladero. Aunque el mayor crecimiento en ventas por canales ha sido en los últimos años para el consumo dentro del hogar, lo que refleja un cambio en los hábitos de consumo de los españoles, la ingesta de helados fuera del hogar, con un 56 por ciento del total, constituye, según la Asociación Española de Fabricantes de Helados (A.E.F. Helados), el canal más importante atendiendo al volumen de negocio del sector heladero.

El porcentaje que representa el canal de ventas del consumo fuera del hogar por volumen se divide en restaurantes, con un veinte por ciento, y en impulso, con un 36 por ciento del total del mercado. l