El Caldero, arroz y cocina tradicional murciana

Hablamos de el restaurante El Caldero, especializado en cocina tradicional murciana, sobre todo arroces y pescados de temporada que traen directamente del puerto de Cabo De Palos.

Cuando uno entra en El Caldero, lo primero con lo que se encuentra es con un restaurante espacioso con una decoración acogedora, en suaves tonos salmón y con grandes ventanales que permiten la entrada de la luz directamente de la calle. Unos toques rústicos en madera y una serie de litografías en blanco y negro completan la decoración de un local cómodo y cálido en el que localidad del producto –llegado directamente de Murcia- toma el protagonismo una vez que el comensal se encuentra sentado a la mesa.

Los protagonistas absolutos, el arroz y un ambiente relajado que invita a degustarlo sin prisas. Esos son los sellos distintivos de este restaurante, en el que se aspira a hacer sentir como en casa a aquel que lo visita. A esos dos primeros factores se le unen, en consecuencia, un trato agradable, así como su emplazamiento. Éste le ha convertido en un punto de encuentro muy frecuentado por políticos, actores y músicos nacionales e internacionales, etc.

Gastronomía
Pero, entrando en detalle en lo que a gastronomía se refiere, El Caldero ofrece una carta elaborada y con mucha personalidad. El responsable de los fogones, Alex Gallegos, limeño y con mucha personalidad, conoce todos los trucos y especialidades de los arroces levantinos. El surtido es muy amplio, pues a ellos se les unen tapas, platos levantinos y, sobre todo, murcianos, como el queso de la región, picadillo de morcilla con piñones, revuelto de bacalao al aroma de cebollino… todo preparado con ingredientes de primera calidad, como lo demuestran sus frescos y deliciosos mariscos o el arroz, que basa su secreto en la elaboración en torno a dos ingredientes: la ñora, un pequeño pimiento seco, básico para el sofrito, y la base del arroz con caldo de pescado de roca.

Y complementando a la comida, la carta de vinos está compuesta por unas treinta referencias en la que predominan los Rioja y los caldos procedentes de la Ribera del Duero, aunque también se dejan ver Somontano, Toro, Penedés, Yecla y Jumilla, entre otros. A través de una tablet, el restaurante dispone de una carta de vinos actualizada, facilitando al usuario la visualización de la botella (e incluso la bodega), así como información relativa a notas de cata, uvas, añadas. Otras ventajas de lo que se ha denominado Vinipad son su forma de contribuir a la rentabilidad, pues elimina los frecuentes costes de actualización de las cartas tradicionales, gestión, ya que controla y racionaliza la administración de la bodega, servicio, pues permite la actualización de contenidos de forma íntegra por parte del usuario, atención, al ser totalmente personalizable a nivel gráfico, haciendo posible que no existan dos iguales. J I. Cano