“El consumidor español es más exigente que el portugués”

Algunos lo califican como el Arguiñano luso, debido a que Hernani Ermida es especialmente conocido en el país vecino por sus apariciones en televisión. De 1993 a 2002, este chef fue el encargado de presentar un programa en la RTP; después, en 2003 y 2004, condujo el espacio Bom Apetite Portugal dentro del espacio Olá Portugal.

Aparte de sus apariciones en televisión, Ermida también ha realizado incursiones dentro del mundo editorial, en el que ha sido director técnico de diversas publicaciones del sector: Doces Pecados, Nova Culinaria e Vinos, etc. La siguiente apuesta del mediático chef, va unida a la cuarta gama.

Actualmente no tiene restaurante propio…

No. Tengo un programa de televisión, también dirijo aulas de cocina, y trabajo en revistas culinarias. Además, sobre todo, estoy ligado a muchas marcas: Vitacress o Knorr… que desarrollan productos de cuarta gama.

Desde el punto de vista del restaurador, ¿qué utilidad presenta este tipo de producto? ¿qué interés tiene para los restaurantes?
En mi opinión, tienen interés para todo tipo de restauración. Son unos productos que están listos pronto: abres la bolsa y lo echas en el plato. No necesitas esperar ni se desperdicia. Simplemente lo compras y puedes utilizarlo durante tres o cuatro días. No tiene desperdicio, es un producto vivo, por lo que tiene todo el interés para la restauración.
¿Y la diferencia en el precio?
Es diferente si hablamos de diferencia de precio para el público general y diferencia de precio para las empresas. Para la restauración, de alguna manera, aunque exista esta diferencia de precio, compensa. El producto ya viene limpio y no se produce ninguna clase de sobrante -ni siquiera el humano-, tampoco se tiene que desperdiciar agua en su limpieza, lo que es muy importante, y no conlleva riesgos de, por ejemplo, bacterias, porque el producto está tratado con mucha seguridad y listo para consumir.
¿Qué tipo de restaurantes son más dados a usar esta cuarta gama? ¿De clase alta, media, fast casual…?
Es posible que todavía esté más constreñido a la alta gama, media-alta y a lo mejor media también. No sé mucho de lo que están haciendo el resto de restaurantes, pero supongo que en éstos todavía no hay la suficiente cultura de cuarta gama para construir con este tipo de alimentos.

Quizá pasa lo mismo con el consumidor general: que todavía no hay una cultura de cuarta gama.

Exacto. Por ejemplo, en Portugal tenemos un cliente consumidor de carácter anglosajón, que se empieza a identificar con la cuarta gama. Pero es un tipo de cliente específico. Yo pienso que en España se está mucho más avanzado en este aspecto que en Portugal, porque el consumidor español es más exigente que el consumidor luso. Quiere calidad, por lo que opino que estos productos van a casar muy bien en el mercado español. Portugal, por su situación económica, aparte de su falta de conocimiento, no está preparado. No es sólo cuestión de precio, sino de filosofía y cultura gastronómica.

A diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en Inglaterra…

Exacto. En Inglaterra existe más cultura, más identificación, con respecto a la cuarta gama.

Pero, ¿Quedaría mucho por hacer? ¿Cómo se puede influir en el ánimo de un restaurador para que se decante por este tipo de alimentos?
Lo importante es que las marcas, independientemente de la que sea, organicen sesiones de formación, de degustación, de promoción en eventos como la Feria Alimentaria; en el mercado de Madrid, Mercamadrid; en centros comerciales… para convencer de las ventajas de consumir productos de cuarta gama. Porque realmente hay ventajas en todo: por ejemplo resuelve la falta de personal, que es un problema, o el de la rapidez con la que pueden estar listos los platos.l
Ana I. García