El dato que faltaba

Aquí está el dato. El 66% del sector de la restauración utiliza los servicios de los distribuidores, ya sean distribuidores-mayoristas, operadores logísticos o cash&carry. El dato viene del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (el antiguo MAPA), en su nuevo Panel de Consumo Extradoméstico, correspondiente al segundo semestre de 2007. A partir de ahora vamos a contar con una mayor transparencia de la realidad del mercado. Siempre es necesaria y más en épocas de vacas flacas, porque en vacas flacas estamos entrando. Seguro.

Una muestra más de lo que ya todo el mundo acepta nos la facilita el Consejo Superior de Cámaras de Comercio a través de su Indicador de Confianza Empresarial. La confianza de las empresas de hotelería continúa reduciéndose y se sitúa en el valor más bajo de la serie, en un –7,5.
¡Qué ocasión tan extraordinaria para introducir cambios importantes en la gestión de la cadena de suministro! Los está pidiendo a gritos. El “triángulo amoroso” (proveedor-distribuidor-restaurador) ha de plantar cara a las obsolescencias de la cadena para que el beneficio de todos no venga por la subida indiscriminada de precios, muy habitual en la hostelería, sino por la gestión innovadora y eficiente que acorta el proceso y reduce costos. Ya se está empezando. Menos mal.