El food delivery, el segmento que más crece entre los consumidores online

Uno de cada tres españoles ya pide su comida online al restaurante, según los datos del último Informe de Comercio Conectado de Nielsen sobre consumo online.

Así, el “food delivery” es lo que más crece en consumidores online en el último año junto con la compra de bebidas espirituosas y el vino, con un 4% más de compradores por la red, aunque en este caso no llegan al 20% los que se surten de estos productos por Internet. Otras categorías que han experimentado un crecimiento significativo en su consumo online han sido la alimentación para mascotas, con un 20% de consumidores online (3%) y productos para la limpieza del hogar, con un 18% (3%).

Sin embargo, en lo que a alimentación envasada se refiere, el informe de Nielsen constata un estancamiento a la hora de ganar adeptos a la compra online, con un 17%. En realidad, puestos a cubrir nuestras necesidades personales, si los españoles optan por Internet hay más probabilidades que sea para comprar artículos de belleza y cuidado personal, tal como ya hace uno de cada tres.

Viajes y ropa, lo que más se consume en la red

Si hay dos sectores por excelencia donde el online se ha asentado es en viajes y en ropa. Seis de cada diez españoles preparan sus vacaciones y escapadas por Internet y nutren su armario de prendas nuevas. Además, un 50% compra por este canal entradas para ocio, olvidándose así del cada vez menos frecuente gesto de “hacer cola”, un hábito suplantado por la conveniencia del canal online.

Otras compras cada vez más habituales por la red son las relacionadas con el entretenimiento (libros, música, etc.), tal como ya hace un 46%; y con los dispositivos tecnológicos (móviles, ordenadores, etc.), un 44%. En cuanto a los menos online son los productos frescos de alimentación y las flores y estuches regalos, ya que de momento sólo un 11% de los españoles recurre a Internet para su compra.

Según Isabel Jiménez, Client Business Partner de Nielsen, “el gran consumo tiene la oportunidad de trabajar algunos aspectos relacionados con la experiencia de compra con vistas a incrementar los consumidores que empiecen a combinar lo físico con lo digital y no opten solamente por lo primero. Es el caso de los costes extra en la entrega de los pedidos, en tanto a un 35% de consumidores, si se le ofreciera de forma gratuita este servicio a partir de un gasto mínimo, los animaría a la compra online. Las barreras al ecommerce de gran consumo en España están muy asociadas a la confianza, por lo que el sector debe incidir en la mejora de la percepción de este canal de compra, aportando facilidades para elegir productos frescos y la gestión de devoluciones, y así asistir a un boom como el que está sucediendo con el delivery en la hostelería”.