El hotel Meliá Castilla inaugura su restaurante El Pelícano

El interiorismo de Lázaro Rosa-Violán marca el estilo de Pelícano.
El interiorismo de Lázaro Rosa-Violán marca el estilo de El Pelícano.

Los creadores de los restaurantes madrileños Casa Lobo, Martinete, Ateneo y Casa Mono, han abierto las puertas de El Pelícano dentro del hotel Meliá Castilla para dinamizar la oferta de ocio de la zona de Cuzco.

Como es habitual en este grupo, su nuevo proyecto abre en un espacio decorado por el interiorista Lázaro Rosa-Violán que, fiel a la filosofía del grupo hostelero, apuesta por un ambiente moderno y acogedor partiendo de una oferta cuidada al detalle, actual y adaptada a cualquier momento del día.

Con un horario ininterrumpido, El Pelícano se presenta como una apuesta para todo tipo de públicos, desde los vecinos de la zona como una opción divertida, fresca y muy diferente, hasta los turistas que se alojan en el hotel y los ejecutivos de la zona que cuentan con un menú de mediodía por 15 euros y una completa oferta de destilados para el afterwork animado. Asimismo, El Pelícano se presenta como una buena opción donde hacer networking por su ubicación en una de las zonas de mayor concentración de oficinas de Madrid como por estar dentro de un hotel que acoge multitud de congresos.

Su carta es fiel a la filosofía del grupo, marcada por una cocina sencilla y polivalente en la que pueden encontrarse platos como el Ceviche de corvina con leche de tigre, cancha peruana y tomate; la Ensalada de quinoa con gambón y aguacate o las Croquetas de jamón de bellota. También hay espacio para platos informales tipo street food como la hamburguesa, el bocadillo andaluz –un mollete de jamón y tomate- y la Pasta Pelícano, que cambia según el producto del día, y los Fetuccine al huevo con almejas y erizo de mar o las pizzas artesanas.

Entre los segundos se pueden encontrar pescados como el Lomo de bacalao a la vizcaína o un Tartar de atún y carnes como un Solomillo de ternera de vaca rubia gallega servido con un wok de setas o el T-bone a la parrilla de vaca vieja acompañado de patatas. Una propuesta ecléctica que cierra con postres como la Cheesecake casera y un Coulant elaborado en el restaurante.