El incierto 2010 llega a la hostelería

L año 2009 ha dejado a la hostelería española números poco halagüeños aunque, en algunos casos, predecibles. Por una parte, las últimas cifras en cuanto a ventas de restaurantes y bares, según los últimos datos cerrados, correspondientes aún al mes de octubre, habían experimentado un descenso del 3,5%, con relación al mismo mes del año anterior en el que ya se habían producido caídas del 6,8% respecto al año precedente en que, todavía, no se habían dado indicios de crisis. Se trata de una pequeña mejora que, no obstante podría deberse a la fiesta de El Pilar que, este año ha contado con un día adicional de puente. Es posible que sea de este modo, si se tiene en cuenta que la caída de dichas ventas ya era acentuada en el mismo mes del año anterior, con lo que el descenso medio en lo que va de año se sitúa en el 8% respecto al mismo período de 2008, en el caso de la restauración.
Unos datos que vienen apoyados por el Informe del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, presentado a mediados de año, en el que se reflejaba que los hábitos del consumo de los españoles fuera del hogar, desde abril de 2008 a marzo de 2009, se habían reducido en un 3,8%, respecto al mismo período del año anterior, frente al aumento del 3,1% en el hogar. Los mayores descensos se habían registrado en bares y cafeterías (-4,1%) y un 4,2% menos en restaurantes a la carta. Los restaurantes de menú, que representan el 12,8% de las visitas, habían sido los que menos reducían sus visitas, sólo un 0,2%. El estudio revelaba, además, que el número de salidas durante el fin de semana también era menor: -3,1% sumado a la caída de las salidas de lunes a viernes en almuerzos de trabajo.

El trabajo
Con menores ventas y visitas, una tercera variable que se veía afectada en este periodo era la del número de trabajadores en restaurantes y bares que, no obstante, frenaba su descenso en el mes de octubre en el que se redujo sólo un 0,4% respecto al mismo mes del año anterior (1.013.682 personas, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo publicados por el Instituto de Estudios Turísticos). Este descenso interanual se ha suavizado bastante respecto a los últimos meses y es el menor que se ha producido en el año, siendo prácticamente igual que el registrado en octubre del año anterior (0%). Además no varía respecto a septiembre, con un ligero ascenso del 0,2%. En lo que va de año la caída es del 2,5%, 25.107 trabajadores menos que el año anterior.
En el total de hostelería, en octubre estuvieron empleados 1.266.777 trabajadores, un 0,8% menos que en el año anterior, aunque la caída media desde que comenzó el año es del 3,5%, con 46.776 trabajadores menos que en 2008.
De este modo, la hostelería no se ha mostrado ajena a uno de los problemas que más han preocupado a los españoles a lo largo del último año, puesto que el desempleo se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los mismos, según las últimas encuestas realizadas por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que lo muestra como el principal problema percibido por los españoles, al ser nombrado como tal por el 79% de los ciudadanos encuestados. Una cifra que se aproxima al máximo histórico del 81%, alcanzado en 1988, también por el paro.
También crece la preocupación por los problemas económicos, que continúan en segundo lugar, mencionados por el 47% de los encuestados, y en tercer puesto se mantiene la clase política y los partidos, con un porcentaje del 13,6% que reduce en tres puntos el alcanzado en el anterior barómetro del mes de noviembre.

Perspectivas para 2010
La encuesta, confeccionada a partir de 2.489 entrevistas personales entre el 1 y el 8 de diciembre, revela que la percepción sobre la situación económica, con ser “mala” o “muy mala” para el 72,6%, es algo más positiva que hace un mes, y también son más los que vaticinan que mejorará dentro de un año y menos los que opinan que empeorará.
Pero, mientras que en otros países europeos como Alemania, Francia e Italia ya se han empezado observar muestras de crecimiento, en España, según se afirma desde el Instituto de Estudios Económicos, las condiciones de la economía aún no son favorables, a pesar de que la caída de la actividad haya sido mucho más contenida en el tercer trimestre del año. También existe un importante influjo de las expansiones fiscales del Gobierno sobre estos resultados, estímulos que van a neutralizarse con la subida de impuestos prevista para este año. Además, las condiciones de fondo de nuestra economía, y de nuestros propios problemas financieros, derivados de la gran exposición de nuestras entidades al sector inmobiliario, así como del aumento de la tasa de morosidad, no representan la situación propicia para iniciar una fase de recuperación económica. La economía española, se expresa desde el IEE, todavía no está en situación de iniciar una recuperación, hasta que el consumo de los hogares no comience a estabilizarse. Si a esto le unimos la reducción de la carga que supone el pago de la deuda gracias a la bajada de los tipos de interés, el incremento del poder adquisitivo derivado de la caída de la inflación supone una mejoría en la situación financiera de los consumidores, que puede estar ya reflejándose en un freno a la caída del gasto. Pero a medio plazo, se espera una estabilización o una larga etapa de leves crecimientos, siguiendo la destrucción de empleo durante mucho tiempo. Las tasas de paro de 2009 y de 2010 se situarán en el 18,5% y en el 20%, respectivamente. Y eso no son buenas noticias.

Y la Ley Antitabaco, también

Y por si la incertidumbre acerca de lo que va a contecer en 2010 no fuera suficiente, a todo ello viene a sumarse el anuncio de un nuevo endurecimiento de la Ley Antitabaco, puesto que desde el Ministerio de Sanidad ya se ha avisado de que el año que viene se prohibirá fumar en cualquier establecimiento hostelero. Las voces de alarma no se han hecho esperar.
Según se ha calculado desde la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), la prohibición total de fumar, que está perfilándose desde el Ministerio de Sanidad, provocaría graves pérdidas de facturación de los establecimientos hosteleros. La prohibición total perjudicaría al conjunto de las empresas pero bien incidirá de forma muy especial en el sector de bares integrado mayoritariamente por microempresas y pequeños negocios familiares, compuesto por alrededor de 246.000 establecimientos y una facturación de unos 59.000 millones de euros en 2008. Casi el 50% de todo el sector. Esto se sumaría al hecho de que dichos establecimientos son los más afectados por la crisis económica puesto que algunos han visto como sus ventas caían hasta un 20% en 2008. La prohibición de fumar les provocaría una caída adicional de ventas de -como poco- el 10%, con lo cual se encontrarían en una situación de depresión de facturación del 30%, situación que haría imposible la supervivencia de la mayor parte de ellos.
Todo esto en un momento en el que los fumadores en España han vuelto a crecer, puesto que según la Encuesta Europea de Salud en España, difundida por el INE, el 31,5% de la población mayor de 16 años ha fumado a diario u ocasionalmente en el último año, lo que supone un incremento de dos puntos respecto a las últimas cifras disponibles, según los nuevos datos de la Encuesta Europea de Salud en España difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A este respecto, los datos del Comisionado del Mercado de Tabacos, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, muestra que, en los once primeros meses de 2009, la venta de cajetillas bajó un 9%. De casi 3,5 millones de unidades se pasó a 3,1 millones. Esto quiere decir, considerando la encuesta del INE y los datos del Comisionado del Mercado de Tabacos, que hay más fumadores, pero fuman menos.