El lujoso hotel Mandarin Oriental se suma a la moda de los ‘gastrobares’ de la mano de Jean Luc Figueras

El último en sumarse al carro y, de esta forma, ampliar más si cabe su conspicua oferta gastronómica, ha sido el lujoso Mandarin Oriental de Barcelona.

El concepto, llamado simplemente Gastrobar, forma parte del restaurante Blanc, dirigido por el chef Jean Luc Figueras, y ofrece un menú́ ligero y fresco que abarca desde platos típicos de la cocina mediterránea a otros clásicos internacionales y asiáticos, sugiriendo fórmulas como los platillos para compartir o el recurrente “vino por copa” (del que ofrecerán hasta 15 variedades distintas). Gastrobar ofrecerá, por tanto, almuerzos y cenas más ágiles (horario de 13 a 23 horas ininterrumpidamente), con un estilo casual y rodeados de un fantástico ambiente. Los platillos que conforman el menú han sido elaborados con ingredientes frescos y de temporada.

La carta ofrecida en Gastrobar ha sido ideada en su totalidad por el reconocido chef catalano- francés Jean Luc Figueras, jefe de cocina del restaurante Blanc, situado en el atrio central del hotel, corazónde Mandarin Oriental. En el menú destacan platos de la cocina mediterránea como la ensalada de alcachofas tiernas, parmesano y anchoas o los filetes de lenguado con sabores mediterráneos y varias especialidades asiáticas muy populares como los Singapore noodles, el curry de bogavante o el estupendo surtido de Dim-Sum. También hay que subrayar clásicos internacionales como el steak tartar best seller con caviar iraní o la burgergastro con cebolla caramelizada, beicon y queso.

El hotel Mandarin Oriental, de Barcelona, es un exclusivo hotel situado en pleno Paseo de Gracia, en el corazón del centro comercial y de ocio de la ciudad. El establecimiento posee 98 habitaciones y un interiorismo exquisito y elegante creado por la diseñadora Patricia Urquiola. Su cuidada propuesta gastronómica se concreta en tres restaurantes: el restaurante Blanc, una brasserie&gastrobar con toques asiáticos, el restaurante gastronómico Moments -que apuesta por una cocina catalana neotradicional bajo la dirección de la galardonada chef Carme Ruscalleda con cinco Estrellas Michelin- y el jardín Mimosa, un auténtico oasis secreto en el centro la ciudad. Mandarin Oriental, Barcelona quiere ser un lugar de encuentro tanto para sus huéspedes como para los residentes en la ciudad y para ello cuenta con escenarios tan sugerentes como el Banker’s Bar y el Terrat, un espacio único ubicado en la azotea con piscina y excepcionales vistas panorámicas sobre la ciudad. Además, Mandarin Oriental, Barcelona dispone de un sugerente Spa concebido en una superficie de 1.000 m2, donde los clientes pueden disfrutar de una amplia e innovadora gama de tratamientos holísticos. Las instalaciones del spa se completan con una piscina de 12 metros, un baño de lluvia y un baño de vapor de esencias.