El Museo Thyssen reabre Las Terrazas y El Mirador

Con la llegada del buen tiempo regresa uno de los imprescindibles: el Museo Thyssen-Bornemisza que vuelve a abrir las puertas de Las Terrazas, un beach club urbano que se ha convertido ya en el epicentro de las tardes-noches más animadas de la capital, y El Mirador, un exclusivo restaurante disponible sólo para cenas y abierto sólo 40 noches al año. Dos espacios, de cuya gestión se encarga el Antiguo Convento Catering, que se adaptan a las distintas necesidades de los madrileños que buscan una oferta de ocio diferente, del público del Museo y  de aquellos que eligen la capital como destino de vacaciones.

Las Terrazas.
Las Terrazas.

Ubicada sobre la cafetería del museo, Las Terrazas del Thyssen se convierten en un el lugar perfecto para el público que busca refrescarse a cualquier hora del día durante la temporada estival gracias a sus tres zonas (la de mesas y taburetes altos, el espacio chill-out con cómodos sillones y el área de mesas tipo velador) y a su techo abatible que permite disfrutar de la terraza con cualquier tipo de climatología ya que se abre según la inclinación del sol y se cierra cuando llueve. Un espacio versátil con una oferta gastronómica sencilla con opciones para picar y compartir y otros platos más contundentes. Todo ello acompañado de una carta de cócteles y una amplia selección de destilados premium.

Por su parte, ubicado en la quinta planta del Museo, con increíbles vistas a los Jerónimos, El Mirador se ha convertido ya en todo un referente gastronómico de las noches estivales en la capital. Un elegante y singular espacio que abre sólo durante las noches de julio y agosto y cuenta con una espectacular terraza de 250 m² vestida con mantelería de hilo y vajillas de Villeroy & Boch y Rosenthal, que sigue apostando por la cocina mediterránea basada en el producto de temporada con un guiño internacional. Así, Daniel Napal (chef del Antiguo Convento Catering) propone platos como el carpaccio de langostinos y carabineros con aceite de erizos, el arroz cremoso de gambón o el atún rojo en salsa teriyaki y pesto de fresas. Para acompañar cuentan con una cuidada selección de vinos procedentes de las principales D.O españolas.