El precio, fundamental para los franceses