El regreso del tupé y la chupa de cuero

Se podría decir que Peggy Sue’s fue concebida gracias al triunfo de la joven María Isabel y su “Antes muerta que sencilla” en Eurovisión. Entonces fue cuando Javier Muñiz, el productor musical artífice del logro, se decidió a invertir lo cosechado en un nuevo proyecto: un restaurante de comida rápida al estilo American Diner. Su primer local se inauguró en la calle Amaniel de Madrid en febrero de 2007 y hoy ya cuenta con cuatro en total, todos en la capital. Sus “padres” han considerado que la pequeña Peggy Sue se ha hecho mayor de edad, es decir, es un concepto lo suficientemente sólido para plantearse el crecimiento bajo el sistema de franquicia. Su intención es ahora “conceder un máximo de cuatro licencias de franquicia para este año y un crecimiento total de cincuenta franquicias en toda España para los siguientes, siendo preferente para la expansión a nivel nacional las principales capitales de provincia”.

El negocio cuenta ya con una cocina central desde la que se elaboran los productos que posteriormente se sirven en los puntos de venta. Evidentemente el plato estrella es la hamburguesa de vacuno, acompañada en la carta por sándwiches, finger food (aritos de cebolla, alitas de pollo…), pizzas, postres (carrot cake, cinnamon rolls, apple crumble…) y batidos. Aparte del take away, desde septiembre de 2009, Peggy Sue’s dispone de servicio de reparto a domicilio e incluso existe una tienda online para empresas, que funciona a partir de 50 euros.

Uno de los puntos fuertes, sin duda, es su conseguida decoración retro, con sus sillones de escay, sus altos taburetes, antiguas máquinas registradoras y teléfonos e incluso gramolas en las que con echar una moneda puede comenzar a sonar Sam Cooke o Roy Orbison.

En el mismo terreno y época se mueve el In Dreams Café, en el madrileño barrio de Malasaña, con sus paredes rockeras forradas de leopardo o decoradas con fotos de pin-ups de la época, posters de Elvis o neones de route 66 y una carta centrada en las hamburguesas. En los perritos calientes, otro icono de la cultura norteamericana (más bien estadounidense), está basado el Chicago Hot Dogs con la estética de los cincuenta que toma forma en carteles publicitarios luminosos y los negros y rojos típicos de los American Diners. Con un aire retro y desenfadado surgió también en 2008 el New York Burger en el área financiera de la capital. Un homenaje a la ciudad de los rascacielos y a la hamburguesa.

Las cadenas también quieren rock & roll
Una vez visto el éxito de establecimientos de este tipo, medianas cadenas de restauración se han subido a la ola recientemente. Es el caso del Grupo De Lope, que hoy gestiona catorce establecimientos (Mills, Emyfa, …) y ha inaugurado recientemente su primer Tommy Mel’s, otro American Diner años 50’s decorado por el interiorista Roberto Rivas (Estudio Duoh), donde no falta una máquina original Jukebox traída de EEUU y uniformes de época creados por la diseñadora estadounidense Angela Fletcher. En la carta, las consabidas hamburguesas (de buey nacional), perritos calientes, sándwiches, ensaladas, batidos…
Otra reciente incursión en el American way of life es el del Grupo Trincado, dueño de los restaurantes mexicanos Las Mañanitas, Chilango y del tablao flamenco Las Carboneras. Su más reciente creación lleva por nombre Ernie’s Station y se define como Food and Drink Rocker Americano. Abierto de lunes a domingo, el restaurante decorado con estampas de coches y motos de época oferta hamburguesas de todo tipo, con variedades como atún, langostino, pavo o vegetariana.

Fuera de la onda cincuentera
Dentro de la amalgama de temáticos americanos, y más cerca del casual dinning que del fase food de estilo cincuentero, cadenas de mayor calado como Zena, Eat Out, Vips y Comess Group, entre otros, tienen su parcela. La enseña más extendida, Foster Hollywood, de Zena, con 150 restaurantes (ver reportaje en este mismo número de RN). Gracias, en parte, a las aperturas de esta enseña, dentro del panorama de temáticos los norteamericanos han mantenido el tipo durante 2009 pasando de los 375 a los 389 restaurantes, señala la revista Hostelmarket. Según esta misma fuente, significan por número de establecimientos, el 37,3% del mercado, únicamente precedidos de los italianos (46,6%), pero por delante de asiáticos (11,4%) y argentinos (4,7%).

Por su parte, Eat Out se introdujo en este segmento en 2008 al adquirir la cadena Ribs, la Casa de las Costillas, que actualmente posee nueve establecimientos ocho propios y uno franquiciado, todos en Madrid. Su carta gira en torno a las carnes a la brasa, destacando las costillas a la barbacoa pero tampoco faltan las carnes rojas, hamburguesas y pollo, elaboradas en parrillas de carbón vegetal a la vista de los clientes al estilo steakhouse texano.

Rock & Ribs es, salvando alguna pequeña distancia, el equivalente en Comess Group, un BBQ americano. Fundada en 1999 basa sus recetas, según sus responsables, en las de los antiguos colonos de Virginia y Carolina del Norte. Costillares de cerdo a la barbacoa, hamburguesas, sándwiches figuran en una carta pensada para un público familiar principalmente. La enseña cuenta con catorce establecimientos en España, en cuyo interiorismo destaca la madera y el ladrillo visto.

En 1992, el Grupo Vips inauguró en régimen de master franquicia el primer T.G.I. Friday’s en el centro comercial la Esquina del Bernabeu. Hoy, con la misma fórmula, gestiona siete establecimientos (seis en Madrid y uno en Sevilla). Aparte de las típicas carnes, sus responsables destacan los aperitivos para compartir como los Combo Nachos, las Buffalo Wings (alitas de pollo fritas) o las Loaded Potato Skins (patatas asadas rellenas de queso y tiras de bacon). Un ambiente divertido con camareros que se lanzan a cantar y visten curiosos uniformes, y los cocktails con o sin alcohol son otros elementos diferenciadores.

No menos clásico casual americano es la franquicia Tony Roma’s, gestionada en España por los dueños de Pizza Jardín, cuentan con una veintena de locales repartidos por toda la Península y más de 260 a nivel mundial.

Con cuatro restaurantes en España (Madrid, Barcelona, Marbella y Mallorca) pero una gran red de restaurantes, casinos y hoteles a nivel mundial, cabe mencionar el Hard Rock Café, propiedad de los indios americanos Seminola. El concepto resulta de la combinación de rock, coctelería, espectáculo, la colaboración con causas altruistas, y por supuesto, comida americana.

Ya sea indisolublemente unido al mundo del rock, al estilo texano o al ambiente cincuentero, la hamburguesa, el perrito caliente y, en definitiva, el American way of life no pasa de moda, únicamente se va reinventando y adecuándose al actual Spanish way of life. JR.N.

(www.peggysues.es) (www.erniesestation.com) (www.tommymels.com) (www.newyorkburger.es) (www.ribs.es) (www.rockribs.com) (www.grupovips.com) (www.tonyromas.es) (www.hardrock.com)