El restaurante coruñés ‘La Tapadera’ amplía su negocio con la apertura de otro local

Si la primera Tapadera abría sus puertas en el barrio de Matogrande como una vinoteca que ofrecía una cocina basada en tapas y raciones, el nuevo local mira más a la restauración, aunque sin apartarse del todo del concepto de vinoteca. La Tapadera dispone ahora de dos cartas: la propia de las tapas y una segunda enfocada hacia el restaurante. En esta última se puede encontrar una representación de platos característicos de la cocina gallega más tradicional con otros nacidos del oficio de muchos años de trabajo.

Como muestra vale un botón: ortiguillas de mar y milhojas de foie con láminas de manzana caramelizada. Entre los segundos sobresale un clásico: el rape al estilo Cedeira, al que siguen unas carrilleras con puré de patata y para los muy osados un chuletón de buey en parrilla de lava volcánica. Entre los postres destaca el helado de leche merengada con sopa de fresas. La bodega, reducida, está sin embargo bien cuidada por Loreto, la sumiller de la casa, y Nariz de Oro.l A.B.