El Salón de la Hostelería, Alimentación y Gastronomía de Gran Canaria se acerca a los fogones

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
El recinto ferial de La Palma de Gran Canaria vibró durante cinco días -del 20 al 24 de septiembre-, en el que ha sido un éxito rotundo de la XXII Feria Internacional de Canarias (FIC), dedicada este año a la Hostelería, Alimentación y Gastronomía. Pese a la lluvia de la última jornada, que posiblemente desanimó a muchos visitantes, el Salón denominado ‘Una isla de sabores’ recibió a más de 16.000 personas, entre profesionales (se calcula la asistencia de unos 600 profesionales), periodistas y público en general. Fueron cinco días en donde se demostró que la cocina, la hostelería y la restauración canaria respiran buena salud y que el turismo insular no sólo puede depender de la oferta de playa. “Hasta ahora, nuestra oferta turística ha estado basada en el sol y en la playa, pero en el futuro eso no va a ser suficiente por sí solo”, explicó el presidente del Cabildo insular, José Manuel Soria, durante la presentación del evento, para añadir que “hay que diversificar el motor básico de nuestra economía”.
‘Showcookings’ de lujo
El Salón contó con la presencia y participación de grandes figuras de la gastronomía, como el joven chef Dani García, la veterana cocinera Mey Hofmann, y el maestro de los fogones Paco Roncero. Los tres realizaron unas demostraciones de su saber hacer ante un cuantioso público (unas 2.500 personas en total), curiosos por conocer los secretos de la cocina andaluza del primer chef del Calima (Marbella), el tratamiento de los productos del Mediterráneo de la profesora de la Escuela Hofmann (Barcelona), y las mil y una conjugaciones con aceite de oliva que realiza Roncero en el Casino de Madrid. Asimismo, también realizaron showcookings los cocineros locales Mario Hernández Lagerblad, Kiko Casals, José Rojano, Jesús Pelegrín, José Luis Martel y Aitor Neketan.

Otro de los apartados que contó con gran éxito de asistentes fueron los cursos de iniciación a la cata (con unos 600 participantes), así como el pabellón de las escuelas de hostelería (con la presencia de la Escuela de Hostelería Hofmann, Escuela de Hostelería Gamarra, la Escuela de Hostelería de Sevilla y Hoteles Escuela de Canarias), y el Túnel del vino, el pintxo, la tapa y las cervezas del mundo, un lugar dedicado a la degustación de la llamada “cocina en miniatura”. En total, se consumieron más de 10.000 tapas y pinchos y se sirvieron unos 12.000 vasos de vino y cerveza, es decir, más de 3.000 litros de bebida.

Gran volumen de negocio
Por otro lado, en el apartado expositivo, un total de 71 empresas del sector hostelero y gastronómico mostraron en la feria productos autóctonos y foráneos de alimentación y bebidas. Según los organizadores, se calcula que el volumen de negocio ha alcanzado los seis millones de euros, lo que confirma el triunfo del certamen.

Esta edición de la Feria Internacional de Canarias se ha contado con un presupuesto de 470.000 euros, cuatro pabellones y 7.000 metros cuadrados de exposición que ocupan un total de 68 empresas. “Desde Infecar -Institución Ferial de Canarias- y el Patronato de Turismo de Gran Canaria hemos hecho un esfuerzo sin precedentes por hacer de esta feria un referente profesional de primer orden y, al mismo tiempo, convertirla en una alternativa única para el ocio de los grancanarios”, aseguró Juan José Cardona, consejero de Turismo del Cabildo, quien concluyó que la feria “se ha cerrado con unos resultados inmejorables”. l I. de G.