El sector de higiene y limpieza en restauración

Pero pocos saben que tal avance se ha logrado gracias a la actuación de una serie de empresas que, bien pertenecientes al sector de maquinaria de limpieza y lavado, al de productos para ello y distribuidores aglutinando pymes; así como de empresas de limpieza, que con su tesón profesional han podido erigirse en líderes hegemónicos en medio de un mercado atomizado, mál clasificado estadísticamente y donde conviven empresas multinacionales con acreditadas marcas, con otras pymes sin ellas.

Así por ejemplo, el sector de maquinaria de limpieza, según estudios de ACITE, está formado por unas 2.800 empresas que emplean a 14.000 trabajadores en unidades que apenas emplean a nueve trabajadores, con lo que ese colectivo apenas llega al 43% del total de empresas. Tan abstracta es la clasificación de las actividades que la gran familia de fabricantes y distribuidores de dispensadores, dosificadores, lavamanos, fuentes de agua, secadores de manos… y que posee en empresas como Joyel, Simex, Mediclinics, Sami Brissas, Dosico, Codi, Papelmatic, Eurosanex o Mar Plast o Fumagally su representación.

Por su parte, las empresas de limpieza se suponen llegan en la actualidad a 19.000, de las que sólo 1.742 poseen más de 20 trabajadores y las diez primeras facturan por encima de 60 millones de euros. La mayor parte de las ubicaciones constan en Madrid (3.755 empresas) y Barcelona(3.322). Entre ellas figuran conocidas tales como Clece, ISS, Eulen, Eurolimp, Pilsa, Clarosol, Cliner, Rentokil… que procuran liderar el segmento de oferta gracias a la profesionalización del personal y la optimización de servicios, puesto que caminan hacia la denominada “integrated facility service” versus a otro tipo de pyme que posee sólidos vínculos de permanencia en el mercado gracias a la mano de obra barata (inmigración). El empleo asciende a medio millón de personas y facturación anual a a 7.850 millones de euros.

En lo que se refiere a la fabricación de los productos de limpieza, en especial los pertenecientes a la rama química, existe también un exceso de oferta y de nuevo una polarización no deseada entre los fabricantes, que velan por hacer marca y los que no tienen más interés que resolver algunos de los problemas de higiene y limpieza, en este caso, que posea la hostelería. Entre los destacados, figurarían grupos que tratan de lograr el óptimo de explotación por medio de fusiones y adquisiciones, o desarrollando un I+D que le otorgue la singularidad que les lleve al liderazgo a nivel de concurrencia.

Estarían entre estos casos los de Diversey, Alconordeman, Quimsa, Henkel, Vijusa, Zambú, Betelgeux, Sutter Iberica, P6G, Proeco, Sucitesa, Thomil, Cleanfix o Reckitt&Benckiser… sin olvidar a fabricantes de elementos tan vitales como el del papel tissue, donde importantes empresas multinacionales marquistas, tales como Tork-SCA o Renova han tenido que implementar políticas comerciales específicas en el seno del sector horeca y donde la fiabilidad higiénica y la imagen eficiente les ha proporcionado muy buenos resultados, en especial logrando alianzas con empresas marquistas de limpieza y también con algunas distribuidoras o centrales de distribución como pueden ser Adis Higiene, Casolo (hasta que entró en concurso voluntario de acreedores), Celea, Dino, Cidalim, Proquimia, Brecamp…
Y es que, en general, todas las empresas marquistas o no, pretenden además de ofrecerse para asesorar en materia de planes APPCC y de planes de limpieza, lograr la confianza del cliente final, en este caso el operador de restauración, bajo una sencilla, pero no al alcance de todos, filosofía: reforzar la imagen del restaurante ante su público, lograr un buen ambiente de trabajo, seguro y agradable para el personal y tanto para empleador como empleados caminar conjuntamente hacia la excelencia operativa. Un ejemplo sería el de Sucitesa con Saniplan.

De este modo será mucho más sencillo asimilar políticas de desarrollo sostenible que están llamando a la puerta de las empresas de restauración y que, en lo que concierne a productos y material de limpieza, llevan ya mucho camino recorrido al inclinarse definitivamente por certificarse en los ecolabels o similares procedimientos que garanticen al cliente que los requerimientos medio ambientales, al menos en este rubro, están debidamente cumplimentados.