El Submarino de L’Oceanografic

Se abren las puertas: El azul profundo del agua y el plateado de los peces girando en torno a su perímetro, es lo primero que te llama la atención del restaurante Submarino, también la espectacular lámpara central que se asemeja a un banco de medusas. Una escenografía muy adecuada para disfrutar de la comida del restaurante más original de L’Oceanografic de Valencia. Y demás, desde este mes de enero, de disfrutarla de nuevas, ya que el establecimiento estrena carta.
¿Por qué ha cambiado? Tal y como explica Vicente Torres, su chef, “Empezamos un nuevo ciclo y creemos que ninguno de los platos anteriores se adaptaban a la nueva filosofía”. Por eso no han cambiado uno, ni dos, sino todos los platos, continuando, eso sí con una cocina de producto y recetas que “buscan sorprender sin perder el punto rápido de vista”, dice Torres.
La clientela del Submarino se encuadra en dos variantes: existe un público que llega a medio día, con más prisa –todavía les queda pendiente gran parte de la visita al parque-y que normalmente se decanta por los arroces “que intentamos cuidar al máximo”. Por otra parte, los que llegan para cenar quieren “disfrutar más de la comida, a la carta, optando, sobre todo por el pescado”. En cualquier caso, y horarios aparte, para comenzar, el cliente que visite el Submarino puede optar, aparte de los citados arroces, por el papillote de verduras de temporada, el canelón de aguacate y centollo, o la presa de cerdo ibérico en escabeche, con queso comte y manzana ácida.

Segundos platos y postres
Un emplazamiento como L´Oceanográfic es un punto clave en la ciudad y el transito de gente está asegurado. Es un escaparate y una gran oportunidad, en la que los platos fuertes no pueden ni deben desmerecer, como, de hecho, no lo hacen. Para continuar la comida, el cliente puede elegir platos más contundentes de carne o pescado. Recomendaciones de la casa son el rodaballo con reducción de vino tinto y jugo de carne, cebolla tierna y tirabeques, Pichón de Araiz, puré de calabaza, castañas y ensalada de hierbas, o la paletilla de cabrito lechal, puré de calabaza y aire de tomillo.
Y para finalizar, nada mejor que un dulce. En el apartado de postres, el Submarino también quiere sorprender a los comensales que decidan sentarse a su mesa. Así, estos pueden decantarse por el coulange de chocolate amargo, o un aguardiente de fresas con ruibarbo y frutos rojos. Toda la comida regada, eso sí, con excelentes caldos: en torno a unas 200 referencias de vinos nacionales e internacionales. l
Ana I. García

Primeros
Papillote de verduras
de temporada 16 €
Presa de cerdo ibérico
en escabeche, con queso comte y manzana ácida 15 €
Segundos
Rodaballo con reducción
de vino tinto y jugo de carne,
cebolla tierna y tirabeques 24 €
Paletilla de cabrito lechal, puré de calabaza y aire de tomillo 26 €
El Postre
Coulange de chocolate amargo 9 €
Aguardiente de fresas con
ruibarbo y frutos rojos 9 €*

*Precio estimado

Restaurante Submarino
Fechas de apertura:
14 de febrero de 2003
l
Dirección:
Camino de Moreras s/n, Parque Oceanográfico de Valencia
l
Gestor:
Jesus Barrachina Luna
l
Nª de asientos: 120
l
Precio medio: 50 euros.
l
Diseño de la carta:
Vicente Torres