El tiempo de los juice bars comienza en Madrid

Cuando nos planteamos la incógnita de si el comensal español aceptará el concepto de Revive Juice Bar, si mostrará una propensión favorable hacia la comida saludable, Raúl Martí, el que será el responsable del concepto en España, no duda en afirmar que ‘sí’. Tal y como afirma:
“Los hábitos de consumo nos han llevado a enfermar. La gente se preocupa y ya no sólo por un tema de sobrepeso, sino por estar sano. El usuario empieza a adquirir conciencia de esto. Los costes sanitarios derivados de una mala alimentación son un 7% del total. Es el tercer factor de mayor riesgo y coste. Pero la gente no come mejor porque no tiene una oferta cómoda y variada. No se puede elegir cómo se come, que para la mayoría tiene que ser rápido y barato pero sí qué se come. Si se tiene una oferta sana, la gente optará por ello. Es una cuestión de alinear la oferta con la demanda, que no está cubierta”.

Inversiones pequeñas
Así, a cierre de esta edición, la primera apertura en España de Revive Juice Bar estaba prevista para la primera quincena de este mes, seguida de una segunda, antes de la finalización de 2013. El plan de expansión de la compañía en España pasa por, a continuación, “a partir del año que viene realizar cuatro aperturas más en los seis primeros meses y, a partir de ahí, ocho al año durante los próximos cinco años. Apostando firmemente por tiendas propias, pero también franquicias, aunque el número de éstas está por definir”, explica Martí.

Porque es indudable que el modelo de negocio de Revive Juice Bar aportará no pocos añadidos a los potenciales franquiciados. De una parte, el tipo de oferta que se pondrá a disposición del público, prácticamente abriendo mercado en España: “Un modelo de lo más saludable porque trabajamos con fruta fresca 100%, para elaborar zumos con una misión concreta (zumos que se realizan con mezclas de estas frutas), así como smoothies y shakes. Además, también ofertaremos productos para llevar a cabo una alimentación saludable, a base de wraps, ensaladas, mixes de frutas, sándwiches y –y esto es especialmente novedoso- cremas de verduras hechas en el momento, en las que el comensal va a poder elegir las propias verduras. En definitiva, de este modo, en Revive Juice Bar vamos a romper la estacionalidad, o el handicap de estar ceñidos a un determinado momento de consumo y así, por ejemplo, fidelizar a la gente que trabaja y vive en el entorno de nuestros locales”, dice Raúl Martí.

Una fortaleza que se asienta en la idea de ‘alimentarse de forma rápida y barata (el ticket medio no supera los seis euros)’. Pero que, además, respecto al negocio en sí, “requiere inversiones muy pequeñas. Por aproximadamente unos 50.000 euros, el potencial franquiciado tiene un local ‘llave en mano’, porque hablamos de locales pequeños, ubicaciones de mucho tránsito, márgenes en torno al 80%… Nos adaptamos a la forma de inversión actual: en negocios donde no se requieran grandes cantidades y donde se vendan productos muy baratos; que favorezcan el autoempleo y las oportunidades de negocio”.

Porque desde Revive Juice Bar se contempla contar entre sus franquiciados con un amplio abanico que abarca desde perfiles que buscan el autoempleo, a otros que se plantean como inversores.

“Eso sí, de cara al emprendedor, que va a estar en la tienda, que busca el autoempleo, evaluaremos la capacidad que tiene de dirigir un negocio, llevar un equipo, gestionar… Si no posee esas habilidades, no se le dará la licencia. De cara al franquiciado que sólo se plantea ser inversor pero no estará en la gestión diaria del negocio, nuestra implicación será distinta: contemplamos un modelo de acuerdo en el que nos implicamos en la gestión, dándole el equipo, etc. Para que él no tenga que estar ahí”, explica el directivo. JAna I. García