El éxito de las Tossed Salad, ensaladas a pedir de boca

Nueva York
En Manhattan, el concepto de las Tossed Salad se ha convertido en el gran favorito a la hora del almuerzo de los ejecutivos. Esto, que en español podría traducirse como “ensalada revuelta”, no es otra cosa que una ensalada preparada a gusto del cliente, cumpliendo unos requisitos básicos: composición individualizada, frescura, rapidez y aspecto apetitoso.

El origen de esta idea hay que buscarlo en la pequeña cadena de fast food Tossed, que lo introdujo en 1998. Aunque la tendencia no se marcó hasta que enseñas mayores, como PAX y Café Europa, lo incorporaron a sus cartas. Actualmente, Tossed cuenta con tres establecimientos, dos en Manhattan y uno en Nueva Jersey, más un cuarto local en fase de construcción en Florida. No obstante, Marc Meisel, creador del concepto, proyecta tener treinta franquiciados a finales de 2006. Según Meisel, el concepto no sólo es muy atractivo para el consumidor, sino también para el posible operador, ya que cuanto más seductora sea la oferta de los ingredientes, mayor será el ticket medio de venta. Sin embargo, no hay que olvidar que también es mayor el costo de personal que implica este nuevo concepto que, sin duda, revoluciona a los tradicionales salad-bars con autoservicio.

Tossed ofrece varias alternativas de compra a sus clientes: consumo en el local, el take-away y pedidos online. Las ensaladas preparadas individualmente se presentan en un bowl o como wrap. Además, lo novedoso de esta oferta reside en su sistema de elaboración de las ensaladas que consiste en: emplear de cuatro a seis tipos de lechuga; ofrecer un máximo de 70 ingredientes a elegir, como vegetales, maíz, frutas, frutos secos, quesos, pollo, mariscos, pescados, etc.; poder añadir de ocho a quince dressings culinarios, muy atractivos, incluyendo los de bajo contenido en grasas.

El cliente escoge el tipo de lechuga base y añade los ingredientes y el dressing a su gusto. Todo ello se mezcla agitando (tossed) en un gran cuenco, lo que garantiza un producto final homogéneo.

Estas ensaladas “a pedir de boca” son ya imprescindibles en cualquier establecimiento de comida rápida y de sándwiches de Nueva York, como indica que, por ejemplo, la cadena PAX, que cuenta con más de doce locales en Manhattan, venda más de mil raciones al mediodía en su local de Broadway. l RN