“En el restaurante es más importante el servicio que la rentabilidad”

Adquirido a mediados de los noventa por Gabriel García, un experimentado hotelero madrileño que también posee el Hotel Príncipe Pío, el establecimiento se inauguró en 1999 y dos años más tarde pasó a formar parte de Relais & Chateaux. “Nuestro objetivo principal es ser una marca diferente dentro de lo que supone estar integrado en Relais & Chateaux. Es un camino arduo, pero estamos bastante satisfechos, porque creo que en la hotelería de Madrid representamos un producto bastante diferente, en el que hay una implicación familiar muy importante”, explica Gabriel García, su propietario y director.
¿Qué características exclusivas destacaría del Hotel Orfila?
Creo que ser una casa de época y tener una línea muy coherente con eso, pero dotándolo de los servicios de los hoteles más modernos. Hemos conseguido implementar bien la famosa fórmula de Relais & Chateaux: carácter, cortesía, calma, encanto y cocina.
¿Qué aporta pertenecer a una organización como Relais & Chateaux?
Aporta una garantía de calidad, porque los niveles de exigencia son muchos, hasta el extremo de que todos los años hay bastantes peticiones no atendidas para ingresar en la organización. Existe un sistema de inspecciones permanente para comprobar que todos los miembros estamos cumpliendo los objetivos, porque si uno falla, dañaría la imagen de marca y afectaría al resto.
¿Cuántas habitaciones tiene y qué plantilla las atiende?
Tenemos 32 habitaciones, de las que doce son suites. Es el único hotel de Madrid donde cada habitación es diferente en cuanto a su arquitectura y a su decoración. Todos los muebles son del siglo XIX y han sido traídos de distintos países europeos. La plantilla es de 32 personas.

El Jardín de Orfila
¿Qué importancia la concede a la restauración dentro del hotel?
Tiene la máxima importancia; de hecho, es lo primero que valoran los inspectores de Relais & Chateaux. La restauración es un complemento del hotel, pero requiere un gran esfuerzo tanto personal como económico. Cuando se quiere mantener un nivel, es más importante el servicio que la rentabilidad.

Nuestro restaurante [El Jardín de Orfila] tiene una capacidad máxima de 26 personas y está pensado principalmente para atender a los clientes del hotel, funciona desde las siete de la mañana hasta la una de la madrugada. Eso no quiere decir que no se tenga un especial cuidado en atraer a público externo, de hecho, es una parte importante de la clientela. Como curiosidad puedo comentar que nuestro restaurante tiene encanto para parejas, la proporción de mesas de dos es impresionante. Muchos clientes vienen para sorprender a su pareja y dicen que les gusta la tranquilidad.
¿Qué plantilla dedica a la cocina?
Hay cinco cocineros, dos maitres y cuatro camareros. Para los eventos se recurre a personal externo. El jefe de cocina es Amado García; hace un tipo de cocina que yo definiría como mediterránea tradicional, pero actualizada. Es muy respetuoso con el producto, lo trabaja muy bien, pero sin exceso de elaboración.
¿Qué nivel de ocupación tiene el restaurante?
Eso lo lleva el maitre y a él no le gusta llenar todos los asientos siempre, su criterio depende muchas veces de la experiencia de las personas que tenga ese día a su servicio. De todas formas, es algo muy irregular, hay días que empieza a entrar gente de repente y se te llena enseguida. Pero siempre hay mesas reservadas para nuestros clientes, como mínimo una.
¿Tiene salones para eventos?
Tenemos tres salones dedicados a reuniones de trabajo, recepciones, comidas y cenas privadas, etc. Los eventos que acogemos son siempre de un determinado nivel y no muy numerosos, no más de seteneta personas en total.
¿Cómo ve la coyuntura económica actual?
El año pasado fue muy bien por lo que toca a la ocupación de habitaciones y en restauración también fue muy positivo hasta el último trimestre, luego se notó un poco bajón. Para 2008 somos optimistas. Aunque no somos tan caros como pueda suponerse, lo cierto es que este tipo de establecimientos, a priori, asusta a la gente; de manera que estamos diseñando una estrategia comercial dirigida precisamente a eliminar ese temor reverencial de muchos potenciales clientes. l
Juan Carlos Prado

Mejor hotel con encanto europeo

A finales del año pasado, el Hotel Orfila fue reconocido como el Mejor Hotel con Encanto Europeo por el jurado de Condé Nast Johansens Recomendad Hotels & Spas, Europe & Mediterranea, la prestigiosa guía británica que recoge los hoteles europeos más selectos. El jurado, compuesto por el Consejo Directivo de Condé Nast Johansens tomó la decisión tras conocer las valoraciones de sus cincuenta inspectores regionales que se encargan de visitar más del un millar de establecimientos por todo el mundo. l

Relais & Chateaux
La asociación Relais & Chateaux nació en Francia en 1954 y agrupa actualmente a 468 hoteleros independientes de 55 países, sumando un total de 11.000 habitaciones. Su oferta diferencial se basa en lujosos establecimientos, habitualmente de propiedad familiar, localizados en parajes privilegiados, con una especial atención al aspecto gastronómico. l