En Sol Meliá la inversión en innovación está a la orden del día

Y todo eso, compartiendo unas necesidades muy diferentes según la estandarización requerida en cada marca a la que vaya dirigida: Sol, Meliá, Tryp, Me o Paradisus.

Viendo el tamaño y diversificación de vuestro grupo, me cuesta imaginar que se pueda controlar todo desde un punto del mundo. ¿Cuál es el secreto?
Ángel Naveiras : Trabajar de forma sistematizada, rodeado de un buen equipo perfectamente conocedor del área que gestiona y llegando a alianzas con partners líderes, sin olvidar las millas que cada uno debe llevar a cuestas.

La base fundamental es saber perfectamente nuestras principales necesidades, y eso lo sabemos gracias a nuestra experiencia e históricos, que plasmamos en un buen sistema informático, aún así debemos pensar que cada temporada es un nuevo reto en el cual debemos analizar muy detenidamente nuestras previsiones y abastecimientos, dependiendo de la ocupación y nacionalidad de nuestros clientes.
¿Y cómo llegáis a estandarizar las compras?¿Son diferentes según las marcas?
En coordinación con nuestros Departamentos de Operaciones, Marketing, I+D+i, Obras y Mantenimiento y Sistemas de Información, el Departamento de Compras recibe las inquietudes que llegan de los diferentes hoteles, las cuales analizamos y trabajamos con los diferentes departamentos involucrados, buscando qué productos existen en el mercado y realizando diferentes comparativos en calidad, precio, suministro, mantenimiento, etc
En alimentación seguro que os encontráis con muchas referencias. ¿Cómo sois capaces de llevar a buen puerto este exceso?
Efectivamente cuando hablamos de F&B hablamos de todo un mundo. Son miles las referencias que existen en el mercado, sin embargo nuestra política es la de intentar, junto con la Dirección de F&B, ser sumamente selectivos a la hora de proceder a la homologación de nuevas referencias, siendo todas ellas por supuesto de la máxima calidad.

El tema del coste debe ser vuestra prioridad absoluta. ¿Cómo se define?
Está claro que el coste es una prioridad, pero el coste lo marca el mercado. Cuando hay necesidad de un producto determinado nuestra misión es buscar las diferentes alternativas que existen y realizar un comparativo, pero no siempre se debe primar el coste, ya que como se suele decir, en muchas ocasiones lo barato resulta caro.

A nivel de servicio y suministro las prioridades requeridas deben ser drásticas. ¿Cuáles son estas prioridades?
En nuestra selección de proveedores este punto es clave. Por ello, llegamos a alianzas con empresas que nos garanticen un perfecto suministro. Debemos ser conscientes que no podemos dejar sin suministrar pan, leche, toallas, etc. a ninguno de nuestros establecimientos, ya que tenemos un compromiso de servicio con nuestros clientes el cual debe ser impecable.

Entonces, ¿Cuáles son objetivos principales que se buscan a la hora de la compra?
Los objetivos principales, son acertar en la selección del producto y del proveedor. Se deben tener en cuenta infinidad de puntos, tales como, si el producto seleccionado es el mejor, y esto tan solo lo podemos garantizar realizando previamente un intenso estudio de mercado. Si el proveedor seleccionado está capacitado para suministrar a una organización de la magnitud de Sol Meliá, en cuanto a capacidad de producción, almacenamiento, distribución, servicio post-venta, etc, en definitiva, ser capaces de satisfacer las necesidades de nuestro cliente interno, el hotel.

Hoy en día, la innovación es parte fundamental en una empresa. ¿Cómo se vive la innovación dentro de los valores de compra?
Me resulta sumamente interesante, ya que estamos dando un vuelco muy importante a la hostelería clásica que conocíamos hasta ahora. En Sol Meliá la inversión en innovación está al orden del día, ya que deseamos seguir siendo líderes y eso tan solo es posible innovando constantemente. Día a día estamos recibiendo ofertas, presentaciones, etc, de artículos sumamente interesantes, los cuales son analizados por parte de los diferentes departamentos involucrados. Nuestra intención es crear diferentes sensaciones a nuestros huéspedes y poder sorprenderles diariamente.

Eso me lleva a otra pregunta. En su opinión, ¿se compra igual en la actualidad que hace 20 años?
En absoluto, las nuevas tecnologías nos han permitido disponer de una información y accesibilidad a nuestros hoteles y proveedores que antes no disponíamos. Antiguamente realizábamos infinidad de gestiones telefónicamente, remitíamos las órdenes de compra por correo o fax, no había conocimiento pleno de lo que sucedía en el mercado, etc. Sin embargo, en la actualidad, con las herramientas que disponemos, como e-mail, Internet, cámaras digitales, etc, todo resulta mucho más ágil. Aunque esto significa en absoluto que ahora se trabaje más o mejor que antes, pero sí con más agilidad y conocimiento a nivel global.

Y en este sistema de compra, aparte de con su equipo de trabajo, ¿con quién se relaciona a diario?
Están muy pendientes de nuestra labor y nos dan las directrices a seguir tanto la Dirección General Financiera como el Consejero Delegado y Presidencia.

A nivel financiero, ¿cómo interpreta usted la repercusión de las compras en la cuenta de explotación?
Muy directamente, ya que salvo el coste social, es el coste que afecta más directamente la cuenta de explotación de nuestros centros.
¿Se llega a hablar de compras estratégicas o de políticas de compras?
En realidad, ambas. Considero que no se puede hablar de un Departamento de Compras que no vaya ligado a una política de Compras, ya que esta es el pilar de su buen funcionamiento, y por supuesto existen compras estratégicas, ya que un pequeño desliz en su buen control puede afectar muy directamente a los costes de nuestra organización.
¿Piensa usted que una cadena de hoteles pequeña puede comprar al mismo precio que una compañía como Sol Meliá?
…..Risas…Pienso y deseo que no, ya que en caso contrario me veo un futuro bastante negro. Hablando en serio, si por ejemplo consideramos que McDonalds, Grupo Compass y Sol Meliá son las tres compañías de mayor facturación en cuanto a F&B se refiere a nivel nacional, es lógico pensar que nuestro poder de negociación es superior a otras empresas del sector debido a nuestro volumen.
¿Seguís fieles a algunas marcas o el precio es el único moderador?
Sí, por supuesto. A todas aquellas marcas que nos solicitan nuestros clientes y por nuestra parte tenemos la certeza que se las podemos ofrecer sin contratiempos y a unos precios competitivos.

Y, por último, ¿cómo veis el futuro a nivel de compras?
Lo veo muy competitivo y complejo, ya que la mayoría de fabricantes han optado por vender sus productos a través de distribuidores, por lo que las negociaciones y gestiones se multiplican. Pero como hemos hecho en los últimos 20 años, nos iremos adaptando a las nuevas tendencias del mercado. l
RN