“En tiempos de crisis siempre se busca lo mismo: mucho impacto visual y poco gasto”

Hoy día, su principal cliente del sector hostelero es la cadena Faborit, con casi la totalidad de sus locales en Madrid; aunque en su curriculum hay numerosos restauradores independientes como el restaurante Barna Bier, el restaurante Gufo, el restaurante Can Pep y la Masia Cal Dimoni, todos ellos en la Ciudad Condal. Temas y Proyectos también ha realizado, en colaboración con el estudio APRIL en Milán, el National Geographic Café de Londres.

¿Cuándo y cómo fueron los orígenes de Temas y Proyectos?
Los orígenes de la empresa hay que buscarlos por el año 1995. Como en todos los inicios, nuestra estructura era muy pequeña: sólo dos personas. El trabajar con estudios de arquitectura y de decoración nos aportó una gran experiencia de todo tipo, tanto en el diseño de los locales como en la obra propiamente dicha. En los primeros años tuvimos la suerte de poder trabajar en los proyectos que marcaron el boom de la hostelería en Barcelona, como Tapa-Tapa, Mussol, Citrus, Fashion Café, la cadena Sbarro y Bopan…

Uno de los trabajos que mayor prestigio le han aportado es la decoración del café Faborit. ¿Cómo plantearon aquel proyecto y por qué cree que ha impactado tanto?
La ventaja de trabajar con Faborit, aparte de que nos conocemos de hace muchos años, es que sabían lo que querían desde el principio, y eso no es fácil, sobre todo que lo tenga tan claro una empresa que es de nueva creación. Entonces viajamos a Tokio, porque es la meca de la comida rápida y del buen servicio, y ese fue el planteamiento. Con estas ideas claras, el proyecto se adaptó al entorno que teníamos. Creo que la clave del impacto que ha ocasionado está un 50% en crear una cadena de cafeterías que no parezcan que pertenecen a una cadena, y otro 50% en el buen servicio que se ofrece en el local.

¿Cómo trabajan con el cliente del sector hostelero?
Trabajamos de manera que siempre intentamos darle una vuelta de tuerca a las posibilidades del negocio, siempre con el fin de mejorar la imagen que tiene el cliente de los locales.

¿Qué tendencias se llevan en la actualidad en hoteles y restaurantes?
La tendencia en épocas de crisis es siempre la misma: mucho impacto visual y poco gasto. Esto se está consiguiendo buscando puntos de enfoque directo, o sea, centrando la atención en objetos o escenas concretas.

¿Qué materiales están más de moda y cuáles en desuso?
Como elementos decorativos de moda diría que el mobiliario vintage está teniendo un gran auge; las paredes también han vuelto a utilizar papeles pintados; y la luz con la incorporación del LED, es también un elemento muy importante a tener en cuenta.

¿En qué fuentes de inspiración beben?
Hoy en día es fácil tener fuentes de inspiración en cualquier ciudad, hay un buen nivel de decoración en general. Hace poco estuve en Londres y siempre encuentras locales donde absorbes alguna idea, pero no hay mucha diferencia con Barcelona o Madrid, como había hace algunos años. Creo que en la actualidad, un día marcamos estilo y otros copiamos. La globalización nos empuja a mezclar estilos y formas.

¿Cuál sería la ciudad que marca más estilo en decoración de restaurantes?
Creo que Barcelona ha tenido un boom en cuanto a la hostelería y ha marcado durante unos años un estilo, pero ahora mismo Madrid tiene un potencial importantísimo y en poco tiempo creo que será una de las que marcará estilo.

¿Qué está por venir en este sector?
Creo que hay una serie de elementos del entorno que ya nos están dando una idea de por dónde pueden seguir las tendencias en el sector: primero el reciclaje, la restauración y el aprovechamiento de materiales reciclados es el futuro; y después la tecnología de iluminación con los LED’s.