Erlenbacher amplía su gama de tartas de chocolate blanco

Erlenbacher lanza esta nueva creación al mercado después de que sus bizcochos rellenos de crema de chocolate hayan conquistado el paladar de los europeos y se hayan convertido en éxitos de venta de los coffee shops de todo el continente.

La diferencia entre una y otra impone diferencias también en sus acompañantes. Mientras la clásica tarta de chocolate negro pide a gritos un fuerte café, la tarta de chocolate blanco no sólo se puede tomar con un café, sino también con un té darjeeling.

La nueva composición tiene una masa clara de bizcocho rellena con una crema de chocolate blanco. Está cubierta con glaseado blanco y decorada con astillas de chocolate blanco.

Igual que las otras variedades –tarta de chocolate, tarta de chocolate y naranja, tarta de almendras y crema de chocolate– la nueva tarta de chocolate blanco se suministra ya precortada en 12 porciones para su fácil uso en el canal horeca. Tiene 24 centímetros de diámetro y pesa 1.150 gramos –cada porción tiene 95 gramos-. Cada caja contiene 6 tartas.