erlenbacher lanza un nuevo formato para sus productos de hostelería

erlenbacher presenta un nuevo formato en dos de sus productos estrella
Tarta de mantequilla, de erlenbacher.

Los clientes profesionales de erlenbacher podrán disfrutar de un formato novedoso en dos de sus productos clásicos que son éxitos de ventas, la Tarta de mantequilla y la Tarta crujiente con crema de pudin. Esta novedad consiste en un formato en tiras, práctico para estos dos productos especialmente indicados para el sector de la restauración.

Estas porciones de tarta precortadas en forma de tiras son adaptables y facilitan el trabajo del hostelero. Los cortes pueden variar según cada ocasión. Además, con una estabilidad de dos días a temperatura ambiente, las nuevas porciones de tarta son productos ideales para el mercado fuera del hogar.

Nuevo formato para hostelería en las tartas de erlenbacher

En la Tarta crujiente con crema de pudin, una masa de bizcocho con levadura está cubierta con una crema coronada con crujientes streusel de mantequilla. Por su parte, la Tarta de mantequilla destaca por el sabor que aportan las almendras tostadas. Sobre una masa de bizcocho yace una fina capa de mantequilla y masa de mazapán. Láminas de almendras y azúcar granulado refinan el aspecto y aportan una consistencia crujiente.

Además de su versatilidad en el uso, las nuevas tartas se descongelan en menos de dos horas y ya están listas para servir. En esta línea, también se puede descongelar cada tira por separado, de tal forma que se ofrece a los hosteleros una mayor seguridad para la planificación. La plancha de tarta entera tiene un tamaño de 28 x 38 cm, y cada tira individualmente mide 9,3 x 38 cm.

Al igual que el resto de productos premium de erlenbacher, las nuevas tartas alargadas están libres de los aditivos que se deben declarar. Además, no contienen aromas artificiales, ni colorantes, conservantes o ácidos grasos trans.