“Estamos obligados a una gestión del gasto público cada vez más eficiente”

La dirección de Calidad, Innovación y Prospectiva nacía en base a la necesidad de potenciar esa innovación dentro del sector hostelero. También para fomentar la formación de sus profesionales, pilar fundamental de un modelo basado en la calidad de la oferta y la atención al cliente. Al frente, su directora, Francisca Montiel Torres, comentó a RESTAURACIÓN NEWS las necesidades del sector hostelero andaluz.

¿Qué importancia tienen hostelería y restauración a la hora de atraer y fomentar el turismo en la comunidad andaluza?
Enorme. Dentro de los servicios establecidos en la Ley del Turismo (alojamiento, restauración, intermediación, información y acogida de eventos congresuales) son una parte fundamental o complementaria de la experiencia turística ofertada en Andalucía. No puede hablarse de Andalucía sin destacar la gastronomía de nuestra tierra, ya que forma parte de su extenso patrimonio cultural. La gastronomía ocupa un lugar primordial en la ‘experiencia en destino’.

¿Cuáles son las principales ayudas que recibe el sector por parte de la Junta de Andalucía? ¿Qué relaciones existen entre ésta y las asociaciones hosteleras?
Desde aquí se gestionan subvenciones a la formación, al desarrollo y aplicación de proyectos de investigación, y estadística aplicada, así como a la implantación de sistemas de calidad, en los que participa activamente el sector hostelero. Al mismo tiempo, existen otras ayudas para el fortalecimiento del tejido empresarial y para la mejora de las infraestructuras de las pyme: las destinadas a establecimientos de restauración, con especial atención a aquellos especializados en gastronomía andaluza.

Dentro de este marco, las relaciones entre la Junta y las asociaciones hosteleras son de constante diálogo y consenso. De hecho, además de los acuerdos de concertación globales, la Consejería y los agentes sociales -empresarios y sindicatos- enmarcan sus relaciones en el Pacto Andaluz por el Turismo, el tercero de los cuales se firmó en otoño pasado.

¿Qué parte de los presupuestos de la comunidad se destina a este colectivo?
La Consejería tiene un presupuesto total de 424,46 millones de euros, de los que 179,53 se destinan al turismo. Algo más de 73 son utilizados en acciones propias de la Consejería; casi 90 tienen como beneficiarias a las entidades locales; y otros 16 millones se destinan directamente al sector empresarial. Dentro de esta última cantidad, tres millones de euros se designan a la implantación de la calidad, a la formación y a la innovación. El resto se utiliza en la promoción y la comercialización de nuestros productos turísticos.
¿Es suficiente?
Casi por obligación nunca se dice que unas dotaciones económicas son suficientes. Hay tanto que hacer y el sector turístico es tan dinámico en general y en la comunidad andaluza en particular, que sus demandas crecen de manera continua. Sin embargo, no se pueden descontextualizar los apoyos ofrecidos y, además, estamos obligados a una gestión del gasto público cada vez más eficiente. Tampoco se puede olvidar que los logros sociales conseguidos en los últimos veinticinco años en Andalucía han producido un resultado sinérgico en el turismo. Los avances en salud, infraestructura, medio ambiente, cultura y educación convergen con el sector de la hostelería. Por eso, hay que señalar que, aunque los presupuestos tienen siempre una lectura sectorial deben tener otra transversal.

¿Está contemplado ampliarse de alguna forma, mediante la implantación de nuevos cursos, actividades, festivales o subvenciones?
Por ejemplo, a través de la nueva orden de subvenciones que entrará en vigor en 2007, que revisa y agrupa las existentes. Además, hace unos meses presentamos el Plan de Calidad Turística de Andalucía 2006-2008, que hemos elaborado de manera conjunta con el sector. Esta iniciativa es una nueva estrategia en la que las personas ocupan un lugar preeminente, ya que la atención y el trato recibido por el cliente es uno de los ingredientes decisivos de la estancia turística, marcando la diferencia entre una experiencia positiva y una experiencia negativa no ya referida a un establecimiento sino al destino completo.

¿Cuáles son las principales necesidades de la hostelería y la restauración andaluza?
Podríamos decir que las principales necesidades de la hostelería y la restauración andaluzas pasan, en primer lugar, por poner en valor de manera decidida el potencial turístico de la gastronomía y, después, sustentar esta estrategia en la calidad explicita de las empresas que a ello se dedican.
¿Qué actuaciones se realizan en materia formativa? ¿Cómo se decide qué curso y dónde lleva a cabo?
La Consejería gestiona unas subvenciones específicas para atender las demandas formativas del sector. En éstas se establecen unas líneas prioritarias que pasan por la formación en calidad, tanto de manera específica, como en aquellos aspectos que directamente inciden en ella (incorporación de las nuevas tecnologías, idiomas o la atención al cliente). Estas acciones formativas tratan de armonizar una distribución que nos permita atender y actuar en todo el territorio andaluz.

Dentro del Plan de Calidad Turística de Andalucía están previstas, y se pondrán en marcha en breve, acciones específicas dirigidas a la formación de técnicos de las asociaciones empresariales y otras entidades intermedias, de directivos, de los propios prestatarios de servicios y de los técnicos de la administración. También se trabaja en el fomento de los estudios de postgrado, de tesis doctorales en materias turísticas y de becas de formación.

Pero la acción necesita de la reflexión, del estudio, por ese motivo estamos llevando a cabo dos análisis que nos permitan perfeccionar nuestras políticas, uno de ellos acerca de las necesidades formativas del sector y otro sobre su realidad sociolaboral. Estos estudios nos permitirán obtener mayor eficiencia en los esfuerzos y recursos públicos. l
Ana Isabel García

El Plan de Calidad Turística de Andalucía
Con el propósito de llegar a más de 4.000 profesionales y unas 2.000 empresas del sector, nace el Plan de Calidad Turística de Andalucía para ofrecer soluciones concretas a las necesidades del sector y de los destinos; innovación para la calidad; y creación de sinergias con otros planes existentes. El objetivo general de este Plan de Calidad es definir un modelo de desarrollo turístico sostenible basado en la calidad de los productos y los servicios turísticos de Andalucía, actuando en cuatro áreas:
• Cooperando con todos los agentes, tanto administraciones como empresarios.
• Mejorando la formación en la prestación de servicios turísticos, con programas de cualificación profesional.
• Fomentando las certificaciones de calidad.
• Posicionando al cliente en el centro de todas la estrategias, para que cuando consuma el producto turístico andaluz, perciba el valor añadido del servicio ofrecido.

En conclusión, los beneficiarios de dicho plan serán las administraciones públicas a nivel local, provincial y autonómica, en las figuras de sus respectivos técnicos de calidad y turismo; asociaciones y federaciones de empresarios del sector turístico; empresas turísticas de la comunidad autónoma; y demás profesionales y prestatarios de servicios turísticos. l