Un estudio de la UOC analiza la rentabilidad de las plataformas de delivery

En los últimos años, especialmente en las grandes ciudades, han proliferado de una forma acelerada diferentes plataformas de delivery que ofrecen servicios de reparto de comida a domicilio a través de mensajeros, como los riders u otro tipo de repartidores.

repartidor glovoDebido a este auge de la entrega o logística de última milla, expertos de la UOC han estudiado la operativa de las principales plataformas de reparto de comida a domicilio, como Just Eat, Glovo o Deliveroo, que trabajan en la ciudad de Barcelona, para analizar la rentabilidad de estos modelos de negocio y estimar el número de pedidos que hacen falta para alcanzar dicha rentabilidad.

«Es muy difícil que estos modelos de negocio sean rentables por sí mismos», detalla Eduard J. Álvarez Palau, investigador del grupo de investigación SUMA de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, autor principal de este trabajo junto con Ángel A. Juan, investigador principal del grupo de investigación ICSO del IN3 de la UOC.

La rentabilidad del servicio de delivery

Durante el transcurso de la investigación, los autores han analizado datos públicos de las diferentes empresas para averiguar cómo se generan los beneficios en este tipo de plataformas. Por un lado, se han estudiado los ingresos, tanto los que vienen directamente de los restaurantes como los que vienen de los clientes. Y, por otro, se han evaluado los gastos fijos y los gastos variables que supone cada entrega.

Uber EatsTras analizar el contexto y la situación, los expertos estiman que, como mínimo, se necesitan unos 8.000 pedidos diarios para que este tipo de plataformas empiecen a ser rentables por su propia explotación. «Este sería el escenario más benévolo. En el escenario alternativo, en el que añadimos todos aquellos costes relacionados con la expansión de este tipo de empresas a otros mercados, encontramos que estos 8.000 servicios tienen que multiplicarse hasta 19.000 para que la situación operativa sea rentable, lo que es un poco sorprendente», explica este experto.

A pesar de esta situación, estas empresas de delivery no basan sus ingresos únicamente en su actividad. Se sustentan en dos pilares que son, por una parte, los inversores y fondos de capital riesgo que les permiten sustentar el negocio y, por otra parte, la participación en otros modelos de negocio. «Aunque su negocio principal sea la entrega de comida a domicilio, es difícil que sean rentables económicamente, y por tanto tienen que empezar a optar por otros modelos de negocios complementarios como la entrega de otro tipo de productos o los servicios complementarios para restaurantes como las cocinas ciegas«, recalca Álvarez.

Objetivos de las empresas de comida a domicilio

De este modo, gracias a estas participaciones, este tipo de plataformas obtienen un mayor porcentaje de ganancias. «Su objetivo final suele ser captar cuantos más usuarios posibles para ofrecerles servicios adicionales, aunque es cierto que en el transcurso de la investigación no nos hemos centrado en los algoritmos internos de cada plataforma», explica este experto.

Repartidor de Just Eat.Este grupo de expertos lleva años estudiando las distintas dinámicas de logística urbana, en especial, el denominado «tramo de última milla», la entrega final del producto al cliente. Un mercado en auge en los últimos años y que se ha visto aupado en gran medida por las circunstancias derivadas de la pandemia. «Este crecimiento es la constatación de una transformación que se está dando y que sigue creciendo», añade Álvarez.

De hecho, a diferencia de otro tipo de empresas como Amazon, los repartidores de las plataformas de reparto a domicilio suelen ser repartidores en bicicleta o moto, también denominados riders, porque el origen del producto son los restaurantes de la ciudad y se requiere de una mayor flexibilidad. «El coste de los riders también es un factor que hemos analizado, y hemos planteado escenarios alternativos a los actuales», describe el investigador de la UOC.

Escenarios de futuro

Además, en base a los datos obtenidos, los autores advierten unas líneas de futuro de este tipo de empresas en las que se concibe la aplicación de este tipo de servicios a otros sectores, no solo el reparto de comida.

Los pedidos de Deliveroo han crecido en el último año un 400% en Madrid y un 240% en Barcelona.Por ejemplo, uno de los escenarios que contemplan los expertos es la contratación directa de los riders por parte de estas empresas. En este supuesto, los costes de entrega se incrementarían en un 30%. Sin embargo, parece ser que el sector está tendiendo hacia la subcontratación en masa de riders a empresas de trabajo temporal, lo que reducirá ligeramente este sobrecoste a la vez que mantendrá la flexibilidad.

De hecho, los expertos dibujan un futuro en el que estas compañías de delivery apuesten también por varias líneas de negocio para obtener una mayor rentabilidad económica que la conseguida gracias a las operaciones de entrega de alimentos a domicilio.