European Food Art

El Parmigiano-Reggiano, el Chianti Classico y la Mozzarella di Bufala Campana se han unido en un proyecto conjunto para promocionar el valor añadido que aporta su garantía de origen y calidad frente al resto de productos que los imitan. El programa, denominado European Food Art, está financiado por la Comunidad Europea y el Estado Italiano y se presentó hace escasos días en Barcelona. Miembros de los consorcios de promoción de los tres productos explicaron las características de cada uno de ellos y dieron algunas pistas para diferenciarlos de las imitaciones. De la Mozzarella di Bufala Campana, explicaron, por ejemplo, que a España sólo llegan 190.000 kg del total de 29.600 toneladas que se producen al año, y que su aspecto es de color blanco lúcido, casi porcelana, con una “costra” muy fina y una superficie nunca viscosa. En referencia al Parmigiano-Reggiano, recordaron que para poder utilizar esta DOP, además de haber sido producido exclusivamente con leche de vacas de las zonas de origen de este queso– Parma, Reggio Emilia, Módena, Bolonia y Mantua- requiere un mínimo de 12 meses de curación y se advirtió del equívoco que está provocando la traducción castellana de parmigiano por parmesano, que hace que dos tercios del queso que se vende bajo este nombre en nuestro país no sea realmente Parmigiano-Reggiano. En cuanto al vino Chianti Classico se destacó su bouquet amplio y su cuidada elaboración, en la que un mínimo del 80% de las uvas debe ser del tipo Sangiovese.

La presentación se completó con un divertido ejercicio culinario, en el que los periodistas asistentes al acto demostraron sus dotes en la cocina y prepararon una ensalada caprese y un carpaccio de buey con Parmigiano-Reggiano. Al día siguiente, un numeroso grupo de profesionales de la hostelería participaron en un concurrido seminario y cata de estos productos. l