Expertos en cocina de todo el mundo evalúan la cocina catalana

La conclusión de estas sesiones de trabajo fue clara: la cocina catalana a está pasando por uno momentos de auténtico auge. No en vano, la cocina que se elabora en Cataluña, tiene un óptimo reconocimiento por parte de los críticos y especialistas de Europa y EE.UU. Y esto es así, no sólo por el fenómeno de las estrellas mediáticas, sino también por la formación y dedicación de los jóvenes cocineros que han trufado, con sus iniciativas individuales, la geografía catalana con un sinfín de locales gastronómicos de calidad.

Otra de las claras conclusiones de las jornadas de reflexión es que la cocina catalana tiene que promocionar más sus raíces y exportar el potencial que posee respecto a la riqueza de sus productos. Al menos así lo ven fuera de nuestras fronteras, según los periodistas gastronómicos extranjeros asistentes a las sesiones de reflexión.

El foro de debate se organizó en torno a dos mesas redondas: Del ayer reciente al presente inmediato de nuestra cocina y Percepción y análisis exterior de la cocina catalana. En ambos casos participó un grupo formado por siete críticos catalanes y de todo el mundo: Rafael Ansón y Gonzalo Sol (Academia Española de Gastronomía), Pau Arenós (El Periódico de Catalunya), Claude Jolly-Lebey (Guide Lebey, París), Lydia Itoi (Time Magazine, Londres), Marco Bolasco (Rai Sat Gambero Rosso Chanel, Roma) y Gerry Dawes (Nueva York).

Asimismo, participaron como moderadores los miembros de la Academia Catalana de Gastronomía Josep Vilella y Sergi Ferrer-Salat, mientras que Miquel Espinet (Presidente de la Academia) y Pere Duran (Director General de Turisme de Barcelona) fueron los responsables de presentar el acto. La iniciativa se incluía en los actos de clausura del Año de la Alimentación, la Cocina y la Gastronomía.