Expositores solidarios

Incluso los eventos especializados en networking (y esta publicación convoca dos cada año), han tenido bajas en la participación que dibuja la oferta del mismo, pero han salvado los muebles gracias a la fidelidad de algunas empresas y sus marcas, que pese a todas las turbulencias existentes, han sabido abrocharse el cinturón, pero sin asfixiar ni asfixiarse.

En cambio, hemos visto como la organización de Hostelco luchaba por no perder expositores de los llamados “de toda la vida” que , a poco que han podido, han dejado la feria descompuesta y a punto de perder el interés por ella de los profesionales, si no fuera por el dinámico trabajo de su dirección y a la confianza depositada en el evento, sobre todo por aquellas empresas expositoras que han sacado fuerzas de flaqueza, para no dejar solo a un certamen que, además, este año cumplía sus quince ediciones.

Bonita cifra para quienes han alardeado, en el pasado, de ser los dinamizadores de la feria y que han desaparecido de los stands y de los catálogos. ¿Y los chefs? ¿Dónde han estado los chefs mediáticos en Hostelco?
La solidaridad empieza con s de salvación. Letra que parece que ha desaparecido de las molesquines más ostentosas de quienes durante muchas ediciones se han pavoneado por Hostelco.