Feadrs sostiene que la política de adjudicación de contratos al licitador más barato no beneficia a ninguna de las partes implicadas

Feadrs nació en 1991 con el objetivo de que la restauración social en España tuviese representación en Ferco, el organismo que representa al sector ante la UE. Una actividad que emplea en nuestro país a 170.000 personas y factura alrededor de 3.200 millones de euros anuales, de los cuales dos mil millones corresponden a la autogestión y 1.200 millones a empresas de restauración social o colectiva. La concesión en España se sitúa en el 37,5% del volumen total del segmento (en Europa está en el 25%).

Si a estas cifras se le añade el hecho de que en los comedores colectivos el porcentaje de restauración concesionada es del ochenta por ciento, y de que Feadrs agrupa a empresas multinacionales, nacionales y de implantación local, que trabajan en Madrid, Cataluña, País Vasco, Galicia, Aragón, La Rioja y Castilla La Mancha, no es de extrañar que sus responsables estén trabajando con profusión en los temas que más preocupan al sector con el fin de que éste siga siendo competitivo en el primer decenio del siglo XXI.

El intrusismo y los concursos públicos son algunos de los aspectos que más preocupan a Feadrs. En esta dirección ha dado pasos importantes con la creación, junto con los sindicatos europeos y la patronal, de una guía de la oferta económicamente más ventajosa. “Somos conscientes de las limitaciones presupuestarias a las que se enfrentan los operadores públicos y privados. Sin embargo, la política de adjudicación de contratos al licitador más barato no va en beneficio de ninguna de las partes implicadas, ni de las entidades concedentes o de sus usuarios, ni de las empresas de restauración colectiva o sus empleados”, apunta Paloma Fernández-Aller.
“En el marco del diálogo social europeo”, continúa Fernández Aller, “y en interés de las entidades concedentes y de sus usuarios, así como de las empresas de restauración colectiva, hemos propuesto un método de adjudicación de contratos que tenga en cuenta tanto la calidad como el precio. Para facilitar la implantación práctica de este procedimiento se ha redactado esta guía”.

Transparencia en las adjudicaciones
La implantación de esta guía, que puede consultarse en Internet en varios idiomas: www.contract-catering-guide.org, conducirá, explica la secretaria General Técnica de Feadrs, “a una mayor trasparencia en la adjudicación de contratos, a un mejor análisis de las necesidades de las entidades concedentes, y dará respuestas que estén más en línea con las expectativas de las entidades concedentes y sus usuarios”. También permitirá, dice Fernández-Aller, niveles más altos de calidad, higiene y seguridad alimentaria, así como garantías en las condiciones laborables y en la formación de las personas que trabajan en el sector.

Feadrs también está trabajando en un acuerdo de responsabilidad social corporativa de ámbito europeo, aún en proceso de negociación, en un protocolo nacional de actuación en casos de acoso en el trabajo, y en la elaboración de una guía práctica de trazabilidad para empresas de restauración colectiva “donde se establezcan unos mínimos necesarios que las empresas de colectividades deberían cumplir para asegurar la capacidad de seguir el movimiento de un alimento a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución del mismo”, señala Fernández Aller.

Directrices culinarias
Asentar un protocolo nutricional, “con el objetivo de establecer un conjunto de directrices únicas a nivel nacional, que deben seguirse en la planificación de los menús escolares”, subraya la secretaria General Técnica de Feadrs, es otra de las inquietudes de la federación. Este protocolo de mínimos se caracteriza por respetar la diversidad gastronómica y culinaria de las distintas comunidades autónomas, fomenta el consumo de frutas, verduras y hortalizas, pescado y legumbres, y promueve el empleo de grasas poliinsaturadas frente a las saturadas. En definitiva, propugna la dieta mediterránea.

Fernández-Aller señala que en su protocolo se establece la tabla de consumo semanal, “teniendo en cuenta que damos una comida al día durante cinco días a la semana, las recomendaciones de aportes calóricos por edades y los gramajes. También explicamos las principales técnicas culinarias que se utilizan en la elaboración de los menús escolares, damos ejemplos de menús tipo, así como recomendaciones que las empresas deben tener en cuenta en las dietas especiales, caso de las alergias o de los celíacos”.

Combatir la obesidad infantil
Para combatir la obesidad infantil y adecuarse a la estrategia Naos, otra de las preocupaciones del sector, Feadrs firmó el 21 de enero de 2005 un acuerdo con Aesa (Agencia Española de Seguridad Alimentaria). Los principales compromisos que se adquirieron, enumera Fernández-Aller, fueron: no utilizar en la fritura aceites ricos en ácidos grasos saturados o ácidos grasos trans. -“Ninguna de nuestras empresas utiliza este tipo de aceites”-, emplear sal yodada en aquellas zonas que tengan déficit de yodo indicadas por las autoridades sanitarias –“se esta cumpliendo”- o realizar actividades para niños destinadas a fomentar una alimentación variada y equilibrada.

Sobre este último punto, la secretaria General Técnica de Feadrs asegura que en sus empresas se ayuda a comer a los niños. “Se les enseña buenos hábitos sociales y alimentarios, se realizan actividades como talleres sobre nutrición, juegos, canciones, se fomenta la actividad física, etc. Además, desde la federación queremos establecer la Semana de la Alimentación en el Cole en todos los colegios de nuestras empresas”.
“Este proyecto”, prosigue, “va dirigido a niños de entre seis y doce años. La razón de dirigirnos a niños de estas edades es porque los hábitos alimentarios y comportamientos secundarios se desarrollan en la infancia y adolescencia, ya que luego son muy difíciles de modificar”. La Feadrs también informa a los padres sobre la composición de los menús. “Nuestras empresas realizan menús mensuales valorados nutricionalmente y con recomendaciones para la cena, para que los padres puedan complementar la dieta de sus hijos. Este documento se facilita a los colegios con anterioridad a su puesta en marcha. A petición de los colegios y los Ampas (Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos) se dan charlas a los padres y madres sobre dietética, nutrición y alimentación equilibrada”.

En lo relativo a las tendencias que se vislumbran en el sector, como la concentración empresarial o la diversificación de éstas hacia actividades complementarias, como el banqueting o los facilities management, como lavanderías, etc., Fernández-Aller considera que “las necesidades de crecimiento orgánico de las empresas van a obligar a explorar otras zonas de actividad mercantil limítrofes con las actuales”.

Fernández-Aller habla también de la competencia en el sector por parte de operadores no tradicionales, caso de constructores o empresas de servicios que también ofrecen alimentación. Una competencia con la que, augura, el sector se resentirá: “Es posible que otros sectores de actividad estén interesados en explotar nichos de negocio ajenos al suyo propio, pero esto afectará a nuestro sector y también a otros”.l