Fiesta Love Factory ¿Quién dijo sólo coches?

Cuando un sector se ralentiza hay que diversificar. Cuando el mercado del automóvil vive sus horas más bajas, ford ha inaugurado en Barcelona su primer Fiesta Love Factory, un restaurante con el que la firma se introduce en el mercado del foodservice y que es el punto de partida para nuevas aperturas en Madrid y Sevilla durante el año que viene.

Si decimos Ford, todos pensamos, inmediatamente, en uno u otro automóvil de la citada casa. No obstante, si decimos Ford y nos encontramos en Barcelona, concretamente en el número 191 de la calle Aribau, algunos posiblemente asocien el nombre a un restaurante que acaba de abrir sus puertas en ese emplazamiento: el Fiesta Love Factory, recién inaugurado en una de las zonas de más ambiente dentro de la Ciudad Condal. Un nuevo local donde comer, que ostenta el nombre de uno de los modelos de coche más reciente de la casa americana. Ambos son productos hermanos.

El nuevo restaurante es un local de grandes dimensiones, distribuidas en dos plantas, con capacidad para trescientas personas en el que se intentará abarcar todas las franjas horarias. Se ofrecen en él desayunos, comidas y cenas, pero es que además, de jueves a sábado, hasta las tres de la mañana, también pueden tomarse en él las primeras copas (o las últimas, dependiendo de lo trasnochador que se sea), servidas en un innovador formato minibar. Un auténtico ejemplo de diversificación con respecto a lo que es el negocio clásico de la firma automovilística, adecuado, según se manifiesta desde la misma tanto para aquel que busca “la frescura de un restaurante de cocina mediterránea o el que busca el ambiente noctámbulo”.

El segundo paso
Pero este restaurante no es el primer ejemplo que puede ponerse a la hora de hablar de Ford como marcador de tendencias, ya que hace algunos meses, la empresa, en colaboración con Mango y coincidiendo con el lanzamiento del nuevo modelo del mismo nombre (Fiesta Love Factory), ya introducía en el mercado una colección de ropa compuesta por más de cuarenta prendas que pueden encontrarse en cien de los establecimientos de la firma de moda, por toda España. Ambas compañías han compartido para esta aventura conjunta un espíritu y una actitud común, una decidida apuesta por el diseño y, mediante estas variables, se han dirigido a sus consumidores con un tono personal y actual, con el objetivo de satisfacer las necesidades de un público cada vez más exigente e informado mediante soluciones creativas a su medida. El lanzamiento de la colección estuvo acompañado de una impactante campaña que se ha podido ver en las principales capitales españolas.

En esta ocasión, se comparten esos mismos valores, pero la apuesta se realiza a través del ocio, con un local que ofrecerá al público cocina creativa de fusión mediterránea y postres caseros, que estarán acompañados por música, sobre todo ritmos negros, música pop nacional e internacional en un ambiente informal en el que, no obstante, no se descuidan los detalles. Un primer acercamiento al mundo de la restauración que no será el único ya que la compañía automovilística prevé inaugurar nuevos restaurantes Fiesta Love Factory en Madrid y Sevilla a lo largo del año que viene.

Tras el acuerdo con Mango, señalan desde la firma, el nuevo concepto Fiesta Love Factory “está en línea con la apuesta de Ford por las tendencias, la moda, el diseño y la música”.l