Foodbox invertirá 24 millones para abrir 110 locales en dos años

La plataforma FoodBox, nacida el año pasado, planea incorporar una cuarta marca a su portfolio en 2016.

El grupo de restauración multimarca Foodbox  que integra las cadenas Taberna del Volapié (59 locales), las cafeterías-panaderías Santagloria (73) y L’Obrador (5), la marca de pizza al taglio Papizza (21) y los restaurantes casual-food MasQMenos (23), ha presentado la previsión de cierre del ejercicio 2018 que eleva la cifra de negocio global del sistema por encima de los 85 millones de euros, lo que representa un 7% más que el año anterior.

Durante este periodo, tras la puesta en marcha de 30 nuevos locales, el grupo cuenta con 182 establecimientos de los que un 86% son gestionados en régimen de franquicia. Estas aperturas han supuesto un volumen de inversión de 7 millones de euros. Desde el inicio de actividad, el sistema Foodbox ha generado 2.700 puestos de empleo directo e indirecto.

Según ha señalado Augusto Méndez de Lugo, CEO de Foodbox, “el grupo ha centrado sus esfuerzos durante 2018 en la consolidación del negocio en tres ámbitos clave: presencia, rentabilidad e innovación. El crecimiento registrado durante 2018 en el volumen de ventas y en el número de establecimientos viene a demostrar que Foodbox se ha convertido ya en uno de los referentes destacados dentro del sector de la restauración organizada en España”. “Nuestra presencia actual –añade Méndez de Lugo— constituye una base idónea sobre la que apoyar nuestro crecimiento futuro. El sector va a seguir creciendo de forma imparable en los próximos años y nuestro plan estratégico está diseñado para aprovechar esta oportunidad”.

Foodbox es una plataforma multimarca, lo que permite lograr sinergias y generar ventajas competitivas para cada una de las marcas y para la red de franquicias. En este sentido, la compañía viene manteniendo una firme apuesta por adelantarse a las tendencias del mercado de la restauración organizada, tanto a nivel de I+D con nuevos productos permitiéndoles implantar cambios de carta adaptados a la estacionalidad y a las tendencias del mercado, como a nivel de experiencias del consumidor y de las nuevas tecnologías.

Además, durante el 2018, Foodbox ha llevado a cabo una profunda renovación de imagen de las distintas marcas en los establecimientos. Así, cabe destacar la inauguración de la flagship-store de Santagloria en la madrileña calle de Juan Bravo, la nueva imagen de MásQMenos implantada en la apertura dentro del Easyhotel en Barcelona o la apertura de Papizza en el Centro Comercial Plenilunio con la incorporación del servicio “Papizza al gusto”, pizza 100% personalizable en un tiempo máximo de 3 minutos y a un precio único de 5,90 euros.

Foodbox tiene previsto mantener un ritmo medio de 4 aperturas mensuales durante el bienio 2019-2020, para alcanzar la cifra de 300 establecimientos, lo que supondrá un volumen de inversión de 24 millones de euros y la generación de 1.500 nuevos empleos. Este plan de expansión se va a ver reforzado por el proyecto de transformación digital que la compañía está implantando y que va a suponer la automatización y estandarización de procesos internos en todas las áreas de la compañía.

Dentro del foco puesto en la compañía en el “cliente como centro en la toma de decisiones”, Foodbox ha apostado por el servicio de delivery como plataforma complementaria para trasladar la experiencia de las marcas y hacer llegar sus productos al consumidor final fuera del local, generando nuevos momentos de consumo.