Franchise Forum, by Tormo, ahora en Expo Foodservice

Así, la primera sesión del Franchise Forum estuvo protagonizada por Jaime Sáez, director de expansión de Grupo Zena; Ignacio Ocón, director de gestión de franquicias de The Eat Out Group y José M. Carrillo, director general de Dunkin’ Coffee; moderados todos por David Quintana, de Miquel Alimentaciò.

Así, en una animada mesa redonda, los ponentes respondieron a las preguntas que fueron formulándoseles y que versaron acerca de temas como las ventajas de pertenecer a una red de franquicias, con respecto a lo que los ponentes resaltaban factores tales como la fortaleza que ofrece una marca consolidada, la formación, acceso a medios, etc. También se abordó el tema de las distintas responsabilidades, tanto por parte de la marca franquiciadora como del franquiciado, en los que se resaltó la doble dirección de dichas responsabilidades. “Conocer al franquiciado es importante, dijo Carrillo, sí, pero éste también ha de conocer con quién va a trabajar, por lo que hay que cuidar mucho el sistema de selección”.

Factores de éxito
Con respecto a si una persona ajena al mundo de la restauración podría ser franquiciado de una marca del sector, Ocón manifestaba que “tan peligroso puede ser alguien del sector, como alguien de fuera. Es indiferente”. Por su parte, Sáez explicaba que “Se puede aprender: la cuestión es tener ganas. Pero lo que sí tiene que tener claro es que realmente quiere ser un franquiciado de una marca de restauración”.

Continuando con las preguntas, los ponentes expusieron cuáles eran, en su opinión, algunas de las garantías de éxito para un negocio, como por ejemplo, tener bien definidas las áreas de operaciones (control interno del restaurante), la formación, el modelo de negocio o la imagen de marca. También se puso de manifiesto en este punto, la relevancia de adaptarse al mercado, o la capacidad de reacción ante los imprevistos. Así, como conceptos más exitosos en el momento actual, se destacaba aquellos en los que se “hacen las cosas bien”, según Ignacio Ocón; “conceptos de conveniencia”, repsondió José Carrillo; o “la vuelta a los básicos y el alejarse de experimentos”, según Jaime Sáez.

No se dejó de lado el tema del precio en los establecimientos, puesto que, tal y como manifestaba el propio Ocón “lo que está funcionando es la capacidad que tenga la marca de bajar los precios”. “El cliente va, claramente, al precio”, reiteraba Sáez; aunque, para hacerlo y no “caer en la tentación de bajar la calidad de paso, hay que negociar con los proveedores”, completaba Carrillo.

La segunda sesión del Franchise Forum giraba en torno a las novedades a las que se enfrenta el sector en la actualidad. Para tratar sobre dicho tema, esta sesión contaba con una mesa redonda compuesta por Gonzalo Juliani, director de expansión de China ¡Boom! de Comess Group; Jabier Arrebola, fundador de Gran Paladar; Honorio Fernández, director general de La Alpargatería; y Jesús González, responsable comercial de Dehesa Sata María (Eat Out). Ejercía de moderador Miguel Ángel Oroquieta, subdirector general de Tormo y Asociados.

Lanzamiento de China ¡Boom!
Así, Juliani exponía a los asistentes que la fortaleza de un concepto como China ¡Boom!, perteneciente a la cartera de Comess Group, radicaba en que el concepto de restaurante chino ya está lo suficientemente arraigado en España y la marca de Comess, además, aporta mayores estándares de calidad y seguridad a precios asequibles.

Por su parte, el responsable de Gran Paladar, afirmaba que con su concepto “hemos buscado un concepto acorde a la actualidad; lo ha reclamado mucha gente que quería auto emplearse, con locales no muy grandes y costes bajos”.

El tema de los costes, de hecho, resultó uno de los elementos que los representantes de todas las marcas han tenido que tener en cuenta en estos tiempos actuales. Así, desde Dehesa Santa María, las actuaciones en aras a reducirlos han girado en torno a algunas variables como la mesa de corte, el mobiliario o la rotulación; en lo que se refiere a La Alpargatería, las reducciones han llegado por parte de materiales que a veces eran más una “cuestión de ego”, que necesarios; en Gran Paladar se ha adaptado la oferta de platos; mientras que Juliani admitía que ésta ha sido una época de “agudizar el ingenio al máximo y que el futuro pasa por una evolución del concepto de bar tradicional, ante los que la franquicia tendrá que reaccionar”.

También en esta segunda sesión se concluyó que el factor precio era una cuestión de vital importancia a revisar. Aunque este factor no era la primera prioridad para todos los ponentes puesto que, por ejemplo, desde Dehesa Santa María se consideraba más importante la innovación, aunque se reconoció que sí se estaban bajando los precios.

De cara al futuro, sí hubo unanimidad: confianza. “El presente es una oportunidad; en el futuro inmediato saldremos reforzados”; aun así, Honorio Fernández se mostraba algo más cauto al afirmar que “estamos en el ecuador de la crisis y nos queda otro tanto que pasar aunque creo que saldremos consolidados”. “Nosotros también confiamos en nuestra consolidación”, reiteró Arrebola. Mientras que Juliani concluía que “en el futuro vamos a tener (Comess Group) otro panorama. Cuando comenzó la crisis, en Comess se dieron muy buenas ideas que al final se han hecho realidad (apostar por la internacionalización, elegir ubicaciones no tradicionales para los locales, etc), pero el lado negativo es que hay negocios que lo están pasando mal, lo que nos ha llevado a incrementar los servicios para los franquiciados”.