Francia aprueba medidas de apoyo al sector

Además de la lucha infatigable que las empresas de hostelería francesas -a través de sus patronales- libran en Bruselas en torno a la rebaja de tipos de IVA, el Gobierno Villepin acaba de aceptar y aprobar la promulgación de una serie de medidas que suponen un soplo de aire fresco para el sector, dada la difícil situación por la que atraviesa, a causa de los elevados costos de estructura y plafonamiento de ingresos.

Las medidas, en sí interesantes, son un reconocimiento a un sector empresarial organizado, que lucha por mantenerse como protagonista de la economía francesa. Así por ejemplo, se ha incrementado la llamada prima Sarkozy de 114 a 180 euros por mes y asalariado cuando se contrate por primera vez en empresas de restauración tradicional. También se han implementado una serie de alternativas para la renovación de locales, que suponen que las inversiones acometidas sean desgravables del Impuesto de Sociedades, fijándose determinadas cantidades como deducciones fijas de la base liquidable.

Aparte, otro tema a destacar es la aprobación del título Maestro Restaurador Artesano para potenciar la profesión de aquellos que desarrollan un negocio de forma independiente.

En materia de horas extras, se ha importado un sistema belga por el cual, las empresas de menos de 20 trabajadores podrán manejar una especie de bolsa de horas a aplicar durante puntas de trabajo, sin tener que abrir un procedimiento administrativo que autorice el empleo de dichas horas.

Además, la hostelería francesa ha logrado del Gobierno Villepin que el sector inmobiliario dedique mayor atención a los locales y establecimientos para restaurantes y hoteles.

Por otra parte, se ha acordado trabajar en dos importantes documentos: el reconocimiento de los Derechos del Hostelero -una Carta que los recoja- y la elaboración de un Plan General de Turismo que recupere para Francia la situación de privilegio que tuvo años atrás.

Como puede observarse, la hostelería francesa, posee personalidad suficiente como para que su Administración la reconozca como interlocutor válido y permanente del futuro de los hoteles y restaurantes del país vecino.