Fuertes, con futuro y unidos

Sobre actos emotivos -como el del homenaje a las mujeres que trabajan en la hostelería o las reuniones de los restaurantes centenarios-, destaca la inquietud y preocupación en torno a la importancia de la formación como medio para salir de la crisis, ya que, según los congresistas, es la mejor fórmula para aumentar la competitividad de las empresas.

En todas las reuniones estuvo presente el mensaje que titulaba este XIII Congreso Nacional de Hostelería: somos fuertes, tenemos futuro, un mensaje claro y reivindicativo que reafirma la importancia del sector en el panorama nacional. Y, a ciencia cierta, si hay un sector donde existe unidad de acción y coherencia en sus actuaciones institucionales, ese es el de la hostelería.

En España no es como, por ejemplo, en Francia, donde la crisis ha hecho resquebrajar las cuadernas del barco asociativo hostelero, hasta el punto de que no existe una posición común en las soluciones para atajarla y menos para hablar un sólo lenguaje con las administraciones públicas.

Aquí, esa unidad ha llevado a la hostelería de San Sebastián a pedir -y serle concedido- ser la sede del Congreso del 2012. Lugar idóneo para hacer converger las políticas actuales en materia de los destinos gastronómicos como herramienta de promoción turística, o la colaboración de los grandes chefs en la labor de mejorar la cualificación del personal que trabaja en las cocinas de nuestros restaurantes.