Gastronomía de altos vuelos

Que las líneas aéreas han apostado fuerte a la gastronomía durante los últimos tiempos, es un hecho. Pero dentro de las distintas opciones que brindan a sus pasajeros unas u otras, las hay que sorprenden ya no sólo por la alta calidad de su oferta, sino porque cuando se está ante ellas, es fácil olvidar que nos hallamos en un avión en lugar de en un restaurante gastronómico. Es lo que sucede, por ejemplo en Singapore Airlines.

El objetivo es brindar al pasajero una exquisita cocina prácticamente igual a la que pueda encontrarse en los mejores restaurantes; así reza la filosofía culinaria de Singapore Airlines. Eso en todas las clases. Alternando, además, esa cocina con un trato de lo más esmerado.

Por ejemplo, si de lo que se trata es de las suites –que haberlas haylas, como las meigas- o la primera clase, las comidas o cenas están altamente personalizadas, de un modo, en cuanto a horarios, tan flexible que uno puede comer o cenar cuándo lo desee. Los menús de estos pasajeros han sido creados por un panel de chefs internacionales con estrellas (Michelín) la mayor parte de ellos. De hecho, para reconocer cuáles de estos platos son obra de los aclamados cocineros, éstos aparecen señalizados con un pequeño símbolo de wok, dentro de las cartas. La oferta es amplia, pero es que además, la compañía pone a disposición de los clientes de las suites y primera clase, el servicio Book the Cook, por el que se puede reservar otro tipo de platos. Además, en esta categoría se puede disfrutar de cosas tales como la experiencia del tradicional servicio japonés denominado Kaisikei cuando se opta por un menú nipón dentro de las rutas internacionales. Esta forma de servir la comida procede, según parece, del año 1500 y es una evolución de la tradicional ceremonia del té, que convierte la experiencia de la comida en un festín, además de para el paladar, sensorial y visual, bajo la supervisión del chef Yoshihiro Murata.

También puede degustarse el menú Shani Thali, una comida compuesta por las mejores delicatessen indias, especialmente diseñado por otro de los cocineros del panel internacional de chefs que se hacen cargo de la comida en Singapore Airlines y que está disponible en los trayectos entre Singapur y la India.

Business Class
No obstante, la oferta gastronómica de Singapore Airlines también es abundante y cuidada en lo que a las otras clases de pasajeros se refiere. Así, dentro de la clase business, los pasajeros pueden deleitarse con una amplia selección de platos internacionales, que, como sucedía en la clase más alta del vuelo, en el caso de haber sido diseñados por alguno de los componentes del panel internacional de chefs que colaboran con la aerolínea, aparecen señalizados con el símbolo del wok.

Además de los platos, se pone a disposición del comensal una selección de snacks, para picar entre las comidas en los vuelos de largo recorrido y, como ocurría en la categoría anterior, también puede recurrirse al servicio Book the Cook, para reservar algún plato preferido –como en el caso anterior, hay que hacerlo como mínimo 24 horas antes del vuelo-. Todo puede ir acompañado por bebidas de alta calidad, cafés gourmet o tés internacionales.

Por último, para la clase más económica, el panel de chefs también ha creado una serie de platos asiáticos e internacionales, complementados por una amplia variedad de snacks, fru8tas, helados, chocolates… que muchas veces se ven marcados por los componentes regionales de los emplazamientos a los que se vuela.

Más allá del vuelo

La cocina de Singapore Airlines ha dado mucho de que hablar, tanto por la variedad como por la calidad de sus platos y el nutrido panel de chefs internacionales que la han hecho posible. Por eso ha llegado a trascender más allá de los puros trayectos aéreos con la publicación de la obra Above & Beyond, el libro de cocina de la aerolínea. Una obra compuesta por cincuenta recetas elaboradas por los diez cocineros de Singapore Airlines:
Georges Blanc. Chef francés galardonado con tres estrellas Michelín y cuyos ancestros culinarios se remontan a 1872.

Sanjeev Kapoor. Una de las celebridades indias del mundo de la cocina, famoso por su programa Khana Khazana.

Sam Leong. El más célebre cocinero de Singapur, ganador del premio Asian Ethnic Chef, en los años 2001, 2002, 2004 y 2009.

Matt Moran. Embajador de la cocina australiana y firme defensor de los productos frescos, de temporada.

Yoshihiro Murata. Chef nipón, también galardonado por la Guía Michelín, y maestro en el arte del servicio Kaisikei.

Alfred Portale. Ganador del premio al Chef del Año por la Fundación James Beard en EEUU, en el año 2006.

Gordon Ramsay. Mediático chef británico, galardonado con tres estrellas Michelín.

Zhu Jun. Representante de la cocina china más moderna y el último chef en incorporarse al panel de Singapore Airlines (en 2009).

Nancy Oakes. Ganadora del premio de la Fundación James Beard en 2001. Aunque fuera del panel de Singapore Airlines desde 2008.

Yeung Koon Yat. También fuera del panel desde 2008, a pesar de contribuir con algunas de sus recetas a la obra. De Hong-Kong, es famoso por sus preparados con uno de los más venerados ingredientes en la cocina china, un crustáceo conocido como abalone. J P.J.