Gestionan las cafeterías y restaurantes de la librería Laie, el Museo Picasso, el Dhub, el Mnac, L’Auditori y el Observatori Fabra de Barcelona

En unir cultura y gastronomía puede decirse que son algo más que especialistas, son pioneros. Laie nació hace casi tres décadas como librería, pero poco tiempo después amplió sus miras y empezó a dar de comer y beber en su propio establecimiento, la librería Laie de la Calle Pau Claris de Barcelona. Con el tiempo, vieron en la restauración otro puntal importante de negocio, por lo que se fueron haciendo con la gestión de espacios emblemáticos de la ciudad de Barcelona. Su objetivo era dar de comer o/y beber con calidad y con gusto por el detalle, a cualquierhora del día y adaptándose a la singularidad de un museo, un local de conciertos o cualquier otro espacio cultural.

Fruto de esa evolución natural y constante, hace una década se creó Laie Catering, con el fin de personalizar el servicio puntual de restauración para eventos, siempre, eso sí, en lugares culturales o singulares. “Laie Catering nació de forma natural, porque al principio sólo ofrecían coffee breaks o lunchs, pero poco a poco vieron que era necesario crecer y profesionalizar el servicio. Con ese fin, entre otros, llegué yo a la empresa hace algo más de tres años”, explica César Blasco, actual director de restauración de Laie. Efectivamente, su fichaje buscaba una nueva orientación a todo el servicio de restauración de Laie y con él han experimentado un crecimiento no sólo de la oferta en catering, sino

una profesionalización de todos los locales que gestionan.

En la actualidad, la firma tiene la gestión del café-restaurante de la librería Laie de Pau Claris; el café-restaurante del Museo Picasso; el café-restaurante del Disseny Hub Barcelona (DHB), en el Palacio del Marqués de Llió del barrio Gótico barcelonés; el restaurante Óleum del MNAC; la cafetería-restaurante del Mnac Cúbic; la terraza del Mnac; el bar-cafetería de L’Auditori y el servicio de bar-restaurante en La Llanterna.

Cada uno de los establecimientos cuenta con cocina propia y cocinero jefe, que es coordinado por el chef corporativo, David Agut, así como por el propio César Blasco. Ambos coordinan las compras a proveedores homologados, mientras que Agut se encarga además de la definición de las cartas y de los menús, así como de la gestión de la cocina central, ubicada en el barrio de Les Corts de Barcelona, y desde donde salen todos los servicios del catering así como todo lo referente a pastelería dulce y salada. Por lo que se refiere a las cartas, cada local se adapta a la propia idiosincrasia del lugar y de su clientela. Tal y como Blasco indica, “estamos en lugares culturales y por eso nos gusta ofrecer una gastronomía que refleje también nuestra cultura, por eso las cartas están impregnadas de recetas y productos locales; por ejemplo, en vez de pizza, ofrecemos coca de recapte, sin embargo, hay que tener en cuenta que estamos en lugares culturales, con mucha temporalidad, que viven principalmente del turista, por eso, cuando el turismo en la ciudad va bien, nuestros locales van bien, y cuando es temporada baja de turismo, también lo es para nosotros”. No es así, sin embargo, en todos los restaurantes, pues, por ejemplo, el restaurante Òleum ha conseguido tener “vida propia”. “Se ha convertido en un referente

gastronómico de la ciudad, gracias en parte, a que el Mnac nos ha dejado abrir por las noches, y también gracias a que allí ofrecemos una cocina de autor muy cuidada”, apunta Blasco.

Y es que, hay que tener en cuenta que Laie gestiona locales cuyo menú va de los 13 o 14 euros (en Pau Claris, por ejemplo) a los 29 euros del menú mediodía del Óleum, o los 67 euros que cuesta el pack de las Noches de Historia y Leyenda en el Palau Recassens o las Cenas con las Estrellas en el Observatorio Fabra.

Cenas temáticas
Por otro lado, y desde hace nueve años organizan cada temporada estival las Cenas con las Estrellas, en el Observatorio Fabra; y desde hace tres meses organizan las Noches de Historia y de Leyenda en el Palacio Requesens de Barcelona. Precisamente, tal y como explicó César Blasco, esta última propuesta gastronómico-cultural nació a raíz del éxito de las Cenas con las Estrellas. “Durante tres meses y medio damos de cenar a un centenar de personas cada noche, con reservas desde el mes de febrero. Es un servicio que tiene mucho éxito, no sólo por el lugar, absolutamente excepcional, sino por la oferta culinaria y por todo el servicio que va desde los guías a los camareros. Por poner un ejemplo, para cien comensales trabajan cada noche 25 personas, lo que muestra la personalización y atención que intentamos ofrecer a cada cliente”, explica Blasco.

En el Observatorio Fabra ofrecen una cocina de autor “inspirada en los planetas y las estrellas”. “Es más que una cena, es una actividad, al igual que lo que ofrecemos en el Palau Requesens, una actividad que empieza con una visita guiada por rincones históricos y poco conocidos de la ciudad y que sigue con una cena basada en el recetario medieval y gótico, aunque adaptado a los paladares actuales”, añade Blasco. El éxito de estas nuevas líneas de negocio, donde se fusiona más que nunca cultura y gastronomía, ha empujado a Laie a generar más ofertas gastro-culturales. Según el jefe de restauración de Laie están estudiando tres nuevos proyectos, que falta por concretar “por las dificultades que se presentan al ser lugares emblemáticos, pero seguro que en breve podremos iniciar”. JIsabel Acevedo