Gourmet Cobos Catering

Fue en 1993 cuando el joven gaditano Manuel Cobos Rodríguez, inquieto y creativo, decidió que, en su propia boda, el catering y la fiesta los iba a organizar él mismo, simplemente acudiendo a su imaginación. El acontecimiento tuvo tanto éxito que pronto sus amistades y familiares no dudaron en pedirle que les organizara sus reuniones y comidas de la forma tan divertida y original como lo había hecho para él.

Así surgió Gourmet Cobos Catering, que desde hace cinco años es parte de Grupo Paradís, uno de los principales grupos de restauración de alto nivel en el ámbito nacional. Acerca de esta relación, Manuel Cobos destaca que desde que un amigo mutuo le presentó a Armando Béjar, presidente de Grupo Paradís, pasaron de socios a ser “verdaderos amigos”, algo que “es lo importante cuando se pretende caminar juntos en proyectos tan ambiciosos y tan bonitos como es el conseguir la satisfacción de nuestros clientes”.
“Nuestra incorporación a Paradís nos ha fortalecido y permitido crecer con más orden y con el respaldo del grupo más importante de catering de nuestro país”, asegura.

De esta manera, la empresa ha pasado de ser un negocio familiar a contar con un personal formado por cerca de cuarenta profesionales permanentes más unos trescientos discontinuos, lo que implica que muchos meses al año la cifra de nóminas supera los quinientos empleados.

Hoy, con central en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, desarrolla su actividad por toda Andalucía. Las principales ciudades donde trabajan son Sevilla, Cádiz, Málaga y Marbella, Granada, Córdoba y Huelva.

Todo es posible
La compañía ha sido pionera en España en ofrecer servicios de restauración temáticos en lugares insólitos como castillos, monasterios, alcazabas, palacios o cortijos donde realizan cenas ambientadas en la época medieval, bodas campestres, comidas exóticas alegradas por danzarinas del vientre, almuerzos como los de la infancia…; siempre a partir de productos de primera calidad.

Y es que en palabras de Manuel Cobos, “la imaginación es la bandera de la empresa”. Este formato de restauración enmarcada en temáticas originales es precisamente lo que diferencia a la firma del resto de la competencia y “lo que asegura una mayor proyección y éxito a cualquier evento gastronómico que se precie”.

La compañía, consciente de las necesidades de las empresas que organizan eventos profesionales, apostó desde sus comienzos por dotar de un valor añadido a sus montajes y banquetes con objetivos que fueran más allá de una buena gastronomía.

Los clientes del sector exigen nuevos retos y tienen la necesidad de sorprender a sus invitados para que se lleven un buen recuerdo de ellos y de su marca. Y con empresas como ésta tienen a su alcance la posibilidad de ofrecer cualquier cosa, por difícil que parezca. “Estas Navidades organizamos un evento en un cortijo de Sevilla donde estuvo ‘nevando’ casi toda la noche. Hoy día todo es posible, la vida es una obra de teatro y todos somos actores”, comenta Manuel.

Doña Carmen
Gourmet Cobos Catering cuenta con un amplio abanico de productos de restauración temática. En El Andalucía Romance del siglo XVIII se recrea un mercadillo rural de la época donde se plasma la vida, la fiesta, el trueque y la gastronomía más popular.

La gastronomía de los conventos más conocidos tiene su espacio en Las Cenas Monacales. También organizan comidas alrededor de las Ferias de Primavera de Andalucía, La Verbena de Pueblo, las Romerías por la Campiña, El Sueño de Andalucía (“un verdadero sueño al servicio de sus clientes, ya que cuando termina la cena-espectáculo los asistentes creen que lo han soñado”, expresa Cobos) o los Menús bodegueros basados en los vinos de Jerez tanto en la mesa como en las salsas y preparaciones de los platos (se comienza degustando los vinos finos para pasar al amontillado, luego al oloroso y se termina el postre con el Pedro Ximénez).

Pero entre todas las temáticas, la que Manuel menciona de manera más especial es la del Catering Doña Carmen, nombrado así en honor a su madre, y que ofrece “los guisos caseros que nuestras madres nos han preparado con tanto cariño cuando éramos pequeños y que con el paso del tiempo nos quedan en el recuerdo”.
“Como no podía ser de otra forma, las camareras son señoras de avanzada edad que hacen las veces de madres de los comensales. ‘Aquí, los platos deben ir vacíos a la cocina’, como me decía mi madre cuando era pequeño”, recuerda.

Así lo describe su creador: “En este servicio se combina cocina de verdad, vaso de duralex y, como centro de mesa, la tortilla de patatas, su gazpachero y su cazo, una tabla con su chacina y su cuchillo, unos tomates de cuelgue y alguna que otra cabecita de ajo que se deja como por olvido en la mesa. Entre plato y plato, las señoras cantan a los invitados rumbas, sevillanas o tanguillos, y se despiden de ellos con un beso, como si fueran sus propios hijos.”
Se trata, en palabras de Cobos, de un verdadero alarde de imaginación y de recreación de costumbres vividas en su niñez y que traslada a sus invitados en la mesa con todo el cariño de Doña Carmen.

Progreso continuo
Si bien los eventos corporativos ocupan un 80% de su producción, cada vez va ganando mayor peso la celebración de bodas. “Transformamos las bodas en fiestas donde los invitados van a pasárselo bien y no a sufrir, como denuncia la opinión pública.” En este sentido, la firma organiza bodas temáticas como opción a las tradicionales, algo que Manuel Cobos anticipa como “una tendencia con mucho futuro”.

Hablando de futuro, el director se muestra optimista. Su empresa “está en clara progresión” y continúa firmando acuerdos con nuevos espacios por toda Andalucía, lugares emblemáticos y prácticos para el turismo de reuniones como el Centro Sevilla Congresos, por ejemplo. “La clave está en dar un valor añadido a la gastronomía”, concluye. l