Grup Cal Blay, de la restauración independiente a la expansión de la cocina de quinta gama

Sin saberlo ponían la semilla de lo que es hoy un importante grupo de restauración que opera en distintas ramas desde el catering, a la venta de platos de quinta gama en tiendas, pasando por la gestión de restaurantes, la restauración para colectividades, y ahora, el lanzamiento del vending de platos preparados.

Este grupo familiar, que da empleo a más de 150 personas, facturó en 2009 unos 8,2 millones de euros y espera superar los diez en este ejercicio. Su secreto lo explica Santiago Carda, gerente del Grup Cal Blay.
¿Cuál es la clave para haber mantenido la empresa en manos familiares y, además, haber diversificado tanto su campo de acción?
Tenemos un equipo inquieto y abierto a la innovación, pero no olvidamos en ningún caso cuáles son nuestros orígenes de empresa familiar. Nuestra filosofía es la de la humildad sumada a unas ganas ilimitadas de crecer.

Restaurantes, comida preparada, catering, colectividades… ¿Cuál está siendo, hoy por hoy, el negocio más rentable?
Nuestros servicios de restauración para colectividades no han registrado demasiadas oscilaciones pese a la crisis. Y el del catering es un caso similar: el contexto actual requiere más esfuerzos para seguir como hasta ahora, pero mantenemos estable esta línea de negocio. En cambio, la crisis sí obliga a reformular otras actividades. En el sector de la restauración nosotros, como tantos otros restaurantes, estamos innovando nuestra oferta. Lo mismo sucede con nuestra línea de precocinados, estamos replanteando nuestro concepto de nuestras tiendas franquicia e impulsando una nueva línea de máquinas de vending. Es una época de redefinición para todos.

De hecho, organizan más de 150 banquetes de boda y 800 para empresas al año ¿Cuál es el secreto para seguir entre las principales empresas de catering de Cataluña?
Plantear el negocio como un servicio de calidad integral. Intentamos, por encima de todo, ofrecer buen servicio, buena imagen, buen producto, un precio razonable y una personalización para cada cliente. De todas formas, en 2009 bajó el número de compromisos de empresa y aumentó el de banquetes, aunque con un presupuesto menor.

Además de restaurantes propios (Cal Blay Ateneu), gestionan otros como el espacio Danone, en Barcelona, o la cocina del Hotel Imperial Tarraco, en Tarragona ¿Por qué deciden dar este paso?
Cal Blay está concebido como una empresa de gastronomía integral y eso implica dar servicio a terceros. Por eso hemos apostado por alianzas como éstas.
¿Cómo plantearon la carta de un restaurante tan peculiar como Danone?
Con un consenso absoluto con Danone. La consigna es clara: gastronomía saludable y cocina de calidad.
¿Funcionan allí absolutamente con cuarta y quinta gama?
Efectivamente. En Danone trabajamos con producto de ensamblaje y presentación final del producto in situ.

Y ¿en el Hotel Imperial Tarraco?
En este caso, el chef es el mismo que ya tenía anteriormente el hotel. Es joven y con una mentalidad abierta, por eso hemos apostado por su continuidad. En el Imperial Tarraco la cocina se trabaja in situ con la supervisión de nuestro jefe de gastronomía.

Otra de las ramas de su empresa es Colectivia, para colectividades. ¿Pueden describir cómo funciona, desde cuándo y en cuántos centros (empresas, escuelas o geriátrico) operan?
Actualmente prestamos servicio a una residencia de ancianos y a 2.000 escolares, en algunos centros con cocina in situ y en otros transportando en línea de frío. Por lo que respecta a las empresas, servimos a 700 trabajadores. En este caso, cuidamos también al máximo los criterios de calidad final y la elaboración de una dieta equilibrada.

Cuinaria es, además del nombre de las tiendas de platos preparados, el nombre de la nueva rama de Cal Blay: el vending de platos preparados. ¿Cómo surge la idea y dónde está funcionando ya?
Ahora mismo funciona en algunas empresas de sectores tan diversos como gimnasios o medios de comunicación. La idea surgió de la necesidad de adaptar esta línea de productos a la situación actual y las nuevas necesidades y prioridades de las empresas.
¿Cuáles son sus planes futuro de la empresa (nuevos restaurantes, nuevas colaboraciones, expansión del negocio…)?
Buscamos la consolidación definitiva de la marca mediante la expansión del negocio en cada una de las áreas que abarcamos. JM.M