Grup Iglesias renueva el concepto de pulpería con Bobo Pulpín

Bobo Pulpín, el nuevo concepto en torno al pulpo de Grup Iglesias en Barcelona.
Bobo Pulpín, el nuevo concepto en torno al pulpo de Grup Iglesias en Barcelona.

Bobo Pulpín, uno de los característicos personajes de Casa de Tapas Cañota, es el leitmotiv del nuevo proyecto de los hermanos Iglesias en Barcelona.

Dos años atrás su personaje comenzó a recorrer el mundo de mano de los propios comensales de los restaurantes del grupo, quienes enviaban postales de paisajes con el pequeño pulpo como protagonista.

A su vuelta, el personaje se instala en una pulpería que conjuga lo clásico con lo moderno para ofrecer nuevos enfoques de elaboración del pulpo basándose en las gastronomías de diferentes partes del mundo. En su homenaje a China se acompaña de bambú y salsa agridulce; en su mirada a México, el comensal prepara sus propios tacos con mole y costilla; el tributo a Perú reclama la forma de un “sangucho”; el influjo de Corea se plasma a través del kimchi y del pepino; y, cómo no, la propia Galicia que tan bien conocen los propietarios se manifiesta como mandan los cánones más puristas.

Bobo Pulpín es además una vermutería de barra y de mesa donde se comparte el espíritu y los platillos más emblemáticos de Casa de Tapas Cañota, desde las icónicas patatas chips al pimentón de Albert Adrià, la panceta en adobo al estilo gaditano de Casa Manteca, las anchoas, la ensaladilla rusa o las conservas con un abanico que presume de navajas, mejillones, ventresca, sardinilla y berberecho.

Sangucho negro de pulpo frito, salsa anticucho y mayonesa de cilantro de Bobo Pulpín.
Sangucho negro de pulpo frito, salsa anticucho y mayonesa de cilantro de Bobo Pulpín.

Del tapeo clásico de raciones ofrece tortilla de patatas con chorizo y alioli, pimientos de Padrón, empanadillas gallegas, croquetas de ibérico, callos, las bravas de la Cañota, carrillada y el canelón XXL de pollo de corral y foie. Destacar también las marineras, como la cajita de los fritos, mejillones frescos, gambas al ajillo, colas de langostinos cocidas con salsa tártara o el suquet de tacos de sepia.

Los que prefieran un acento verde pueden escoger entre ensaladas tricolor, la heredada de la matriarca “Puri”, el espárrago blanco con mayonesa de ají o el consomé traslúcido de verduras. El epílogo final también traslada el gusto cañotero del lingote de chocolate negro o los helados de Sandro Desii, pero renueva con los chuchos de crema, el brazo de café o la banda de limón merengado.

Bobo Pulpín es un nuevo sello que juega con la excelencia y la originalidad que ofrece su propia línea de tazas, gominolas sin aditivos, muñecos, camisetas, vino de la casa y las ya citadas conservas. Todo ello disponible en un espacio ubicado en la céntrica calle Frenería, tras la Catedral de Barcelona.