“Hace unos años apenas había empresas de catering en Madrid, pero ahora hay muchas”

Así ha conseguido abrirse hueco. Ahora acaba de publicar su segundo libro, “La cocina de Samantha Vallejo-Nágera”, dirigido a todo aquel que quiera cocinar.

¿Qué fue lo que la llevó a dedicarse al mundo de la cocina y del catering?
Todo fue una casualidad. Yo me dedicaba a la arquitectura de jardines. Fue una apuesta con un amigo, él me picó con que no aguantaría trabajando en la cocina del restaurante Horcher y terminé trabajando allí dos años.

¿Qué tipo de formación ha recibido para poder dirigir su empresa?
Estuve un año en la escuela de Paul Bocuse, en Francia. He ido formándome poco a poco. Empecé cocinando en mi casa para gente y ahora tengo una empresa con quince empleados, siete furgonetas y una nave.

¿Qué cree que diferencia a su empresa de las demás? ¿Cuáles cree que son los pilares de la empresa?
La diferencia está en que le damos importancia a todo: a la estética, a la puesta en escena, al orden, en lugar de al precio para ahorrar costes. No es una empresa cara. El servicio es importante.

¿Qué tipo de eventos organizan en Samantha de España Catering?
Organizamos todo tipo de eventos tanto para particulares como para empresas. Desde bodas creativas a clásicas, pasando por eventos para empresas que pueden ser temáticos o no. Nos gusta que cada proyecto sea diferente y que esté personalizado.

¿Tienen acuerdos con espacios de celebración de eventos? ¿en exclusividad?
No, no tenemos acuerdos.

¿A qué tipo de clientes ofrecen servicio?
A todo tipo de clientes. Podemos preparar, desde un catering para el meeting de un partido en un pueblo, a una cena o comida para un actor de Hollywood.

¿Qué platos son los más demandados?
Nuestros platos se caracterizan por ser creativos y originales. En las bodas nos suelen pedir unos entrantes, de primer plato carne, pescado… todo depende del gusto de los novios. Soy especialista en postres caseros, preparo sorbetes, helados o churros hechos en el momento.

¿Ha notado el sector del catering la crisis? ¿ha tomado usted alguna medida para adaptarse a la situación?
Por supuesto. Hace unos años apenas había empresas de catering en Madrid pero ahora hay muchas. Cuando llevas tiempo en este mundo hay que dar seguridad al cliente. Nosotros vamos bien en este tema.

¿Cree que ha evolucionado mucho el mundo del catering en los últimos quince años?
Sí, mucho. Hace quince años en Madrid no había empresas de catering porque no había demanda. En algunas casas había alguna trabajadora que se encargaba de cocinar, o las mismas mujeres, y por tanto no necesitaban un servicio de catering. Pero ahora pasa todo lo contrario. En casa apenas se cocina y hay personas que cuando realizan un evento o fiesta prefieren contratar un catering porque es un servicio limpio, rápido y no te tienes que preocupar de cocinar.

¿Cómo se las arregla en época de mayor carga de trabajo? ¿de dónde procede el personal que contrata?
En aquellos eventos en los que necesito más personal contrato gente de ETT’s, y lo mismo en el caso de necesitar más furgonetas.

La hemos visto colaborando con marcas comerciales tecnológicas (Philips), alimentación (Lays)… ¿Son colaboraciones puntuales o acuerdos a largo plazo?
No, no son acuerdos a largo plazo. Son cosas puntuales que, como chef, me encanta hacer porque cada vez se demanda más.

¿Supone una fuente importante de ingresos?
Algo importa. Todas las colaboraciones que hago son en representación de mi empresa porque ya tengo un nombre, a pesar de que a las mujeres nos tengan un poco apartadas todavía en este mundo.

Acaba de lanzar su segundo libro, ¿qué tipo de recetas podemos encontrar en él?
“La cocina de Samantha Vallejo-Nágera” es un libro con recetas que van desde las más fáciles a las más complicadas. Todo ello muy bien explicado. El libro recoge recetas de cocina tradicional, internacional y con un toque creativo.

¿Qué planes y proyectos tienes?
Por ahora estoy con la promoción del libro. Además acabo de tener un hijo. Con éste son cuatro. Así que, hasta después del verano no tengo pensado comenzar nada.

Tengo proyectos de televisión presentes. Anteriormente había recibido ofertas para hacer algún programa de televisión pero decidí no aceptarlas porque prefiero esperar para poder hacer algo que esté bien hecho y que rompa.

JPaco Bermúdez