Hacia un uso racional de la energía

Iluminación, aires acondicionados, calefacción, agua,… Gastamos en casa, y también en los establecimientos hosteleros, probablemente mucho más de lo imprescindible. Una mejor utilización podría conseguir ahorrar muchos euros y lograr una empresa más ecológica. Algunas asociaciones de hosteleros, administraciones y cadenas hoteleras ya se han puesto serias con el tema. Sin ir más lejos, el pasado mes de abril, la Asociación provincial de empresarios de hostelería coruñeses se adhirió a la Red de Energía Sostenible de A Coruña, una iniciativa del Ayuntamiento de esa ciudad. Su meta es fomentar las energías renovables y el correcto consumo energético. El programa ha puesto a disposición de los hosteleros un estudio energético gratuito a cargo de la empresa Infotechnalia, que asesora posteriormente al propietario sobre los cambios que tiene que realizar para optimizar su consumo energético. La primera propuesta es sustituir las bombillas tradicionales por las de tecnología Led, de mayor duración y menor consumo. Para implementar ésta y otras medidas, el INEGA (Instituto Energético de Galicia, dependiente de la Consejería de Innovación e Industria) ofrece ayudas económicas de hasta el 22%.

Paradores quiere ser más sostenible
Paradores está dando también importantes pasos hacia un mejor aprovechamiento de los recursos. El pasado 18 de septiembre su presidente, Miguel Martínez, y el presidente del Comité Español de Iluminación (CEI), Fernándo Ibáñez, firmaban un acuerdo de colaboración para el asesoramiento en la iluminación y la mejora de la eficiencia energética en los 93 edificios con los que cuenta la compañía. Un paso más en la apuesta por la sostenibilidad, que tendrá su continuidad en los próximos años, según los responsables de Paradores, quienes explican el procedimiento que se llevará a cabo: “El CEI ofrecerá el asesoramiento necesario para la realización de un diagnóstico de situación y evaluación energética de todos nuestros edificios, de forma que nos permita disponer de un análisis técnico de todas nuestras instalaciones relacionadas con la mejora de la eficiencia energética. Esta información nos permitirá planificar e implantar acciones correctoras”. De dicha implantación, según Ibáñez, se encargará Paradores a partir del diagnóstico y las conclusiones que proporcione CEI, una asociación sin ánimo de lucro que vela por el consumo racional de energía y que también tendrá otras funciones, como especifican desde la cadena de hostelería: “El convenio contempla la realización de acciones de formación y capacitación que permitan llevar a cabo con éxito las medidas de mejora identificadas y las contrataciones de reformas de instalaciones existentes o nuevas”.

El análisis comenzará por los once Paradores que están remodelándose o van a entrar en este proceso en breve y a finales del año que viene, según Ibáñez, está previsto que termine la revisión de todos los edificios. ¿En cuánto puede consistir el ahorro? “Depende de los casos – contesta Ibáñez – , pero aplicando las medidas que resulten del estudio se pueden conseguir ahorros del 30%. En el caso de Paradores, es fácil lograrlo por la cantidad de edificios que tiene”. Los ahorros más factibles, según Ibáñez son los de alumbrado y climatización. Las medidas afectan a energías de todo tipo (gas propano, gas butano, gasoleo, gas natural,…) . “Creemos que la cocina es uno de los sitios donde se pueden alcanzar ahorros considerables”.

Es la primera vez que el CEI colabora con una empresa del sector hostelero pero, según Ibáñez, “si alguna otra entidad quisiera, no habría inconveniente en colaborar”.

NH optimiza recursos
Otra cadena concienciada en temas ecológicos es NH Hoteles. “Pensamos que si podemos hacer lo que hacemos, gastando menos recursos, lo haremos”, indica Gabrielle Burgio, presidente ejecutivo, añadiendo: “Intentaremos estar en 2012 como deberíamos estar, según la UE en 2020: ahorrando un 20% de energía”.

Para conseguirlo se han puesto en marcha varias iniciativas. Durante 2007 se impartieron jornadas de formación a todos los responsables de mantenimiento de los hoteles y se intenta involucrar a todos los empleados con el Programa Idea NH Responsable, celebrado durante el último trimestre de 2007, en el que se recibieron 343 sugerencias, referidas sobre todo a reducción de consumos, eficiencia energética y colaboración con entidades no lucrativas de cariz medioambiental.

De momento, según datos que proporciona la propia compañía, los resultados de las acciones son más que positivas. Así, por ejemplo, el consumo eléctrico, de Kwh./mes ha bajado un 15,47% en febrero de 2008 respecto a septiembre de 2007. Otra iniciativa tiene que ver con el eco-diseño para introducir la variable medioambiental en todos los ámbitos de actuación: selección de lámparas de alta eficiencia, utilización del método de la termografía para el aislamiento de fachadas, proyecto de urinarios ecológicos con cero consumo de agua, etc…

En cuanto gas y los combustibles fósiles, consumidos fundamentalmente en las cocinas, y sobre todo en agua caliente y calefacción, la meta ha estado centrada en potenciar la eficiencia energética de las calderas. Se controlan los arranques de los quemadores ya que es en este proceso en el que el consumo de energía y la pérdida de calor es más importante. El programa, según sus responsables, está produciendo un ahorro medio del 10% en cada hotel donde se está implementando.

El consumo de papel en las oficinas centrales se ha reducido un 5% durante 2007 (casi 700 kg. menos), simplemente con el cambio del tamaño de las facturas, de A4 a A5.

Sol Meliá: Nueve millones de euros en dos años
La cadena Sol Meliá también sistematizó su política medioambiental con el proyecto SAVE 2005, cuyo objetivo es aumentar la eficiencia energética de la empresa siguiendo dos grandes líneas: hacer más con menos e implantar una cultura de uso responsable de los recursos energéticos e hídricos. Entre las acciones llevadas a cabo, figuran la distribución de la Guía de ahorro energético en un centro hotelero, el concurso Action SAVE, de propuestas entre los empleados, la colaboración con Philips para conseguir instalaciones eléctricas de bajo consumo, etc… Como resultado, en 2007 Sol Meliá evitó la emisión a la atmósfera de más de 2.900 toneladas menos de CO2. Para el trienio 2008-2010 se prevé que el ahorro económico de este programa sea de 6,7 millones de euros y 8.000 toneladas de CO2 emitido a la atmósfera. Sol Meliá ha anunciado que invertirá durante este periodo nueve millones de euros en políticas de maximización energética. l
Elia García

Una guía gratuita
La Consejería de Economía e Innovación Tecnológica en colaboración con la Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER) publicaron en 2006 la Guía de ahorro energético para empresas de restauración. Esta publicación analiza el consumo de energía en restauración y propone medidas para conseguir la eficiencia energética en el consumo de iluminación, calefacción y aire acondicionado, agua, etc…

Se pueden solicitar ejemplares gratuitos a la Dirección General de Industria, Energía y Minas o descargarlo en documento pdf desde la web www.madrid.org.. l

Ojo a las máquinas
En el gremio de restauración se consume, por una parte, energía eléctrica para maquinaria, iluminación, aire acondicionado,… Cada vez más, existen bombas de calor eléctricas que permiten el suministro de calefacción durante los meses fríos del año. Además, se consume combustible, que se utiliza para cocina, calefacción (en caso de que no haya bomba) y la producción de agua caliente sanitaria. A pesar de que existe una gran variedad de negocios y una distribución del consumo muy diversa, en la Guía de ahorro energético para empresas de restauración publicada por la Comunidad de Madrid, se realiza una estimación que ofrece como resultado que la maquinaria es la responsable de la mayor parte del consumo energético, por tanto, la que mayor atención merece. l