“Hay una tendencia clara hacia el vintage, el neobarroco y la tematización de los ambientes”

Nació en Almería, aunque pronto se trasladó con su familia a Barcelona. De familia, precisamente, le viene su vocación por el interiorismo. Su pasión por el gráfico y el color, muy presentes siempre en sus proyectos hace que tenga un estilo muy personal, reconocible y cargado de teatralidad y elegancia.
Este estilo queda reflejado a la perfección en uno de sus últimos proyectos para hostelería, desarrollado para el bar de tapas La barra del Cacique que la marca cervecera Damm acaba de inaugurar en La Moraleja (Madrid), pero también en otros proyectos como Dalai Discoteque o New Kuvee. Sorprender y diferenciar de la competencia es la consigna.

¿Cuáles podría decir que son las señas de identidad de Elia Felices? ¿Qué le diferencia de otros estudios?
Intento siempre sorprender. Hay una sensibilidad especial por la gráfica y el color que se refleja en rodos los proyectos. Los diseños son muy exclusivos e innovadores. Parto siempre de la investigación con materiales y formas para generar perfiles exclusivos para cada espacio.
¿Qué proyectos destacaría de los que ha realizado relacionados con la hostelería?
Las discotecas, bares, restaurantes y locales de copas son lugares especiales, llenos de energía , muy teatrales, con alto contenido narrativo. Todos se desarrollan a partir de una historia que se interpreta formalmente para crear los espacios y el diseño de forma adecuada.
La Cova teatro- dance, el restaurante bar de copas Dalai, discoteca Dalai, el restaurante el Raconet.
Ahora estamos desarrollando para la marca de cerveza Damm diseños de brandspace en restaurantes en su línea premium. Esto consiste en implantaciones murales que se traducen en “collage” y pintura artística. Desde una perspectiva muy creativa Hemos realizado una implantación en el nuevo local de tapas “La barra del Cacique” en la Moraleja (Madrid), que ha sido inaugurado hace unas semanas. Ahora estamos trabajando en una nueva implantación en Barcelona.

¿Cuál es el proceso desde que llega el cliente hasta que se finaliza el proyecto?
El cliente nos plantea sus necesidades, sueños, ilusiones, características de su negocio etc.. Nosotros trabajamos en base a toda esta información que reinterpretamos y pasamos a imágenes para que el cliente pueda ver cómo será el local antes de empezar la obra. Una vez concretado este paso, se gestiona la dirección de obra hasta la finalización del proyecto.

¿Qué exigencias o peculiaridades tiene un restaurante respecto a otros proyectos de carácter comercial?
En los restaurantes hay que controlar muy bien la funcionalidad, pues son espacios donde el tránsito de personas y la rotación del público es alta y eso es importante tenerlo en cuanta a la hora de diseñar. También es interesante crear un contenido estético para que el lugar sea relevante y destaque entre su competencia. Ya que hoy en día el valor añadido del diseño es básico para un local de estas características.

¿Qué importancia tiene cada elemento en sus proyectos de decoración (iluminación, color, grafismo, mobiliario,…)?
La iluminación es lo más importante en un proyecto de interiorismo. El control de la luz es básico. El color y el gráfico aparecen como parte de los elementos básicos de una receta para crear el plato final. Y el mobiliario se diseña y se adapta para que siga el criterio estético general y tenga su parte funcional a la vez.
La pintura me permite crear indefinidamente por sus múltiples combinaciones y su versatibilidad a la hora de adaptarse a formas y espacio.

¿Piensa que los clientes siempre tienen la razón?
Hay que saber interpretar lo que un cliente quiere tener y es importante escuchar porque normalmente tiene mucho conocimiento de su negocio. Horas punta, funcionamiento del personal , clientes…. esa experiencia hay que tenerla en cuenta. Y hay que argumentar las razones siempre para poder valorar su interpretación.

¿Qué tendencias destacaría en interiorismo de locales hosteleros?
Vamos a espacios más elaborados donde intervienen más materiales, mobiliario, telas, lámparas . Hay una tendencia clara hacia el vintage, el neobarroco, la tematización de los ambientes, la estética minimal de espacios fríos y asépticos pasa a nuevos conceptos de interiorismo de “como en casa o en casa de” donde se personaliza y se ambienta más para hacer mas cercano, acogedor y sorprendente.