Hespen & Suárez estrena sandwich bar

En el sandwich bar, cada cliente diseña su propio sandwich eligiendo los ingredientes entre una amplia gama de panes (diez variedades), fiambres, quesos, ahumados, pescados, vegetales y aliños. “Junto a los tradicionales, tenemos muchas novedades, por ejemplo, mayonesa de wasabi”, explica Kay Hespen, socia fundadora de la enseña. El sandwich básico, que se compone de pan, aliño, y carne o pescado o alguna de las seis ensaladas vegetarianas sustitutivas, tiene un precio de 3,25 euros y viene acompañado de patatas fritas. A partir de ahí, cada ingrediente que se añada, suma 0,50 euros, si se trata de un vegetal; un euro en el caso de los quesos o la ensalada vegetariana; y 1,50 para carnes, pescados y ahumados. Para los que no tengan ganas de comerse el coco, hay seis tipos de sandwiches predefinidos para elegir y todos ellos se elaboran frente al público.

Al igual que en el resto de sus tiendas, y al margen del sandwich bar, la venta de otros platos se realiza al peso, excepto a medio día, cuando se sirven también menús diarios a 7,25 euros con carne y a 6,25 euros en su versión vegetariana.

El horario de las tiendas es de 8,30 a 22, los laborables; y de 10 a 22 los sábados y domingos.

De forma prácticamente simultanea, Hespen & Suárez acaba de finalizar la ampliación del obrador que posee en Vallecas de cien a cuatrocientos metros cuadrados; y para este año, Kay Hespen adelanta que pretenden abrir tres locales más de unos 150 metros cuadrados manteniendo el concepto de las tiendas ya existentes en la calle Barceló (2003) y de Príncipe de Vergara (marzo de 2006). (www.hespenysuarez.com).