Horeq analizará el impacto de la futura ley de alérgenos en la restauración comercial

Una legislación que ha desatado todas las alarmas en el sector de los bares, cafeterías y restaurantes, ya que serán ellos los que tengan que garantizar la ausencia de alérgenos en los platos que compongan sus cartas, con el fin de que los consumidores los puedan ingerir sin riesgos.

La principal novedad de esa legislación y el caballo de batalla de los restauradores reside en que dicha ley otorga responsabilidad directa al restaurador sobre la información que debe ofrecer al comensal independientemente de que elabore los platos in situ o procedan de terceros.

De hecho, tal y como está redactada dicha normativa la presencia no declarada de un alérgeno en un alimento se considerará un peligro alimentario, comparable a la presencia de salmonella.

De ahí que los responsables de calidad y seguridad alimentaria de las empresas de restauración comercial, así como los de compras, tienen ante sí un nuevo dossier que estudiar con fecha fija de resolución, puesto que deberán revisar o implementar nuevos instrumentos de control en la gestión de la calidad que venían aplicando hasta el momento.