Hornos de cinta para marcar la diferencia en delivery

El auge del delivery y take-away en la restauración conllevará previsiblemente una mayor demanda de maquinaria de cocción específica para estos servicios. Ambos servicios han supuesto una fuente de ingresos muy bienvenida en un sector que vive horas bajas en lugar de su habitual temporada alta por estas fechas. Por otro lado, implican implementar nuevos procesos para cocinar, envasar, embalar, enviar y entregar el menú en condiciones óptimas.

El control del tiempo es clave en todos ellos, especialmente si los pedidos se realizan sobre la marcha, es decir, sin encargo previo. Es entonces cuando un horno de cinta puede marcar la diferencia para cumplir con los plazos de entrega y lograr la satisfacción del cliente.

Horno de cinta de Dosilet.

Si un establecimiento debe servir 240 pizzas recién hechas en 2 horas, necesita un horno de cinta. Y quien dice pizzas, dice rebanadas de pan tostado, solomillos de ternera, bocadillos calientes o lasaña” afirma David Santamans, CEO de Dosilet.

Sencilla instalación y uso

La cocción por radiación de los tostadores y hornos de cinta Dosilet, con sus resistencias eléctricas al rojo vivo, es muy parecida a la de un horno de leña tradicional (sella el exterior del alimento rápidamente preservando su humedad interior para que quede dorado por fuera y tierno por dentro), pero son mucho más fáciles de instalar y usar que uno de leña: sin personal cualificado, sin salidas de humos, sin cenizas … ¡enchufar y listo!

Además, garantizan una productividad elevada, constante y homogénea muy necesaria para asumir la demanda extra que puedan suponer estos dos servicios sobre todo en horas punta. Para acortar todavía más el tiempo de elaboración de los platos es importante escoger un menú que pueda pre-elaborarse (como las pizzas, gratinados o guisos) o elaborarse en pocos minutos (como las hamburguesas o bocadillos calientes).

De ahí que este fabricante con sede en Barcelona y referente europeo en la fabricación de hornos y tostadores de cinta haya elaborado conjuntamente con Simone Maggiorotto, pizzaiolo profesional con décadas de experiencia y asesor culinario de Dosilet, un protocolo de pre-elaboración y de horneado de pizzas artesanas pensado especialmente para ofrecer un sercio delivery y/o take-away lo más ágil posible.

hay que aprovechar las franjas horarias de menor demanda para pre-cocer tantas masas de pizzas (con su capa de tomate) como se prevea servir luego en las horas punta de manera que puedan estar listas con sólo añadir los toppings y una segunda pasada por la cinta del horno de tan sólo 30 segundos. La pre-elaboración y acabado de las pizzas en los hornos de cinta DOSILET facilita y agiliza sustancialmente los servicios tanto de entrega a domicilio o como de recogida en el local al tiempo que permite conseguir los resultados propios de una auténtica pizza italiana” afirma Maggiorotto.