Hostelería en Bolsa, una cuestión de tamaño

Entre estas empresas, no se encontraba ninguna perteneciente al sector hostelero. ¿Por qué? Simple: no las hay. Actualmente, sólo una compañía del ámbito de la restauración cotiza en el mercado español: Telepizza. Y seguramente lo habrá abandonado antes de finales de año. ¿Qué tiene el mercado bursátil español que resulta tan poco atractivo a las empresas del sector?
Tal y como manifiesta Xavier Cebrián, del departamento de análisis de Gaesco Bolsa, “el sector de la hostelería en España se caracteriza por estar altamente atomizado, compuesto por negocios de restauración de pequeño tamaño, y escasas poblaciones para que se den y sean rentables negocios de gran formato o multinacionales. Éstos son los principales motivos de que haya tan pocas compañías hosteleras cotizando en la bolsa española, siendo Telepizza la única cadena de alimentación con un cierto tamaño y de consumo de masas”.

Factores culturales
El tamaño parece ser una cuestión de base para casi todos los analistas consultados. Así, Evaristo Santaella, de Eurodeal, tampoco duda en afirmar que el mercado hostelero español “está compuesto por muchos participantes pero con un tamaño muy pequeño, insuficiente para cotizar en bolsa” con lo que, de hecho, el mayor o menor atractivo, o los condicionantes y exigencias de buen gobierno, no resultan determinantes a la hora de que la hostelería entre o no lo haga en bolsa.

No obstante, no sólo se trata de que no se pueda comparar el modelo español con otros que llegan de fuera, como McDonald’s, Sodexho, Compass Group o AutoGrill. “Uno de los problemas que encuentran en España este tipo de compañías es la cultura de alimentación española”, explica Cebrián. “El concepto de ocio como pueda entenderse en EEUU, Inglaterra, etc., no se halla en España, lo que supone una restricción más al crecimiento de las compañías de este ámbito. Por tanto, no pensamos que sea por cuestión de trabas, regulación o prácticas de buen gobierno, sino también, en muchos casos, de filosofía, por lo que la hostelería no se encuentra presente en el parqué”.

En conclusión, y teniendo en cuenta estos factores, el mercado de valores español parece condenado a quedarse sin representación hostelera. Más aún, cuando el candidato con más probabilidades de cara a una futura entrada en bolsa, el grupo Vips, de momento, ha descartado esa posibilidad. Teniendo en cuenta la actual tendencia alcista del mercado, es posible que esta sea la decisión más adecuada, puesto que ahora cualquier empresa cotizada tiene mayores posibilidades de ver cómo sus títulos pierden valor. Aún así, la opinión de los expertos es bastante diversa:
“En Gaesco pensamos que la salida a bolsa de Vips no tendría éxito, ya que su principal problema se encuentra en su competencia: Opencor. Vips es un negocio de restauración que no es próximo al cliente y al tener una capacidad de crecimiento limitada, creemos que no triunfaría”. Sentencia Xavier Cebrián. “Es decir, si saliera a bolsa se le exigiría crecimiento, lo que es muy difícil por su modelo de negocio. En resumen, creemos que el inversor o accionista no apostaría por una compañía con elevado riesgo y con limitadas posibilidades de crecimiento”.
“La acogida para grupo Vips dentro de la bolsa española sería muy positiva, contradice Evaristo Santaella, puesto que es un modelo de negocio que se ha demostrado muy rentable y que no se basa exclusivamente en la hostelería, sino también en la ventas de conveniencia, lo que da estabilidad a los ingresos”.l
Ana I. García