Hotel Villa de Laguardia Fiel a las propias raíces

El hotel Villa de Laguardia (Laguardia, La Rioja), de cuatro estrellas y 69 habitaciones, es un edificio de estilo provenzal que busca la armonía con el entorno. Así, bajo la premisa de “Encanto y seducción entre viñedos”, sus responsables se vuelcan para que el cliente no abandone su habitación sin saber lo que el vino y la gastronomía representan en esta tierra. Para ello se puede comenzar por visitar su restaurante, Medoc Alavés, en el que el restaurador donostiarra Jokin de Aguirre propone platos de cocina tradicional vasca y riojana.

Con un precio medio en carta de cuarenta euros, Medoc Alavés ofrece, además de verduras frescas de temporada salteadas de ibéricos, especialidades como Pochas a la riojana con tocino y chorizo, Ragout de alcachofas frescas de la huerta con sepia, Tosta de cordorniz y terrina de queso sobre puré de pochas, Brazuelo de corderito lechal, junto con los pescados del Cantábrico a la parrilla. El restaurante ofrece también un menú degustación, que consta de seis platos, por 34 euros, y un menú de trabajo, de lunes a viernes, por quince euros. El 43% de los comensales provienen de fuera del hotel.

En lo tocante a la disposición del comedor del restaurante, éste tiene una capacidad de cien comensales, a los que hay que sumar dos reservados con un aforo, respectivamente, de dieciséis y dieciocho personas. También se sirven comidas en el txoko, un espacio que precede a la bodega del hotel y que tiene capacidad para cuarenta comensales.

Al margen de la actividad del restaurante, el hotel Villa de Laguardia dispone de salas para banquetes en el Centro Temático del Vino Villa-Lucía que complementan a los salones propios. Entre ambos lugares, once espacios en total, con una capacidad que va de las dieciséis a las seiscientas personas, se organizan todo tipo de eventos: bodas, catas, concursos de cocina, demostraciones culinarias.

La oferta gastronómica se completa con cenas temáticas, con o sin espectáculo, cenas de temporada y jornadas gastronómicas estacionales, que se basan en productos de temporada, actividades de maridaje vino-gastronomía-música, o cenas en la que la cocina se relaciona con el cine, con unas jornadas que aún se están perfilando y que tendrán lugar en algún momento de 2006. Gracias a esta prolífica actividad gastronómica, el restaurante obtiene el 42% de sus ingresos totales de esta partida.

Profetas en su tierra
Al margen de su amplia bodega, compuesta principalmente de vinos de La Rioja, y que está a cargo de Joana Moya y María Real, el hotel organiza excursiones de enoturismo por dieciocho localidades, no sólo de La Rioja Alavesa, sino también del resto de La Rioja y del País Vasco. El Centro Temático del Vino Villa-Lucía es el complemento perfecto para un hotel volcado con el vino. Se asienta en una finca de diez mil metros cuadrados con jardines con doscientas plantas autóctonas, además de cascadas, fuentes, carpas climatizadas a pie de viñedo. Cuenta asimismo, con un museo exterior de piezas vitivinícolas, una vinoteca-enoteca, una biblioteca temática, sala de catas salones de reuniones. l
Juan Ignacio Álvarez